Mensaje para vecinos ruidosos

  • El 30% de los españoles se queja de la contaminación acústica generada por quienes viven a su alrededor

Comentarios 1

El sueño es tan importante que hay que dedicarle un tercio de la vida. Tan trascendental que los niños crecen mientras duermen porque es entonces cuando segregan la hormona del crecimiento.

La falta de sueño provoca mal humor, lentitud de reflejos, cansancio, estrés... Lo sabe todo el que tenga o haya tenido unos vecinos ruidosos. Porque no siempre la dificultad para dormir proviene de una discoteca cercana o del botellón. Una vecina que se pasea con tacones en el piso de arriba a las dos de la mañana, el perro de otro que ladra de madrugada o el que hace bricolaje desde bien temprano aprovechando su día de descanso suelen interrumpir una función fisiológica imprescindible.

La empresa de colchones Pikolín ha lanzado una Campaña por la salud acústica en la que advierte que el 30% de las viviendas españolas sufre contaminación sonora y que el 76% de la población mundial está expuesta a ruidos muy superiores a los tolerados por un oído sano (65 decibelios).

"Los vecinos ruidosos son los principales responsables de las alteraciones del sueño y del descanso de los españoles", señala la empresa. Según datos del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicaciones, un tercio de los españoles tiene quejas por los ruidos generados por sus vecinos.

No en vano, España está a la cabeza del ranking de países de la Unión Europea con mayor contaminación acústica. Y dentro del país, Madrid, Andalucía y Aragón son las comunidades donde más denuncias se registran contra los vecinos molestos. En el otro extremo, se sitúan Asturias, Castilla-La Mancha y Galicia, regiones en las que hay menos quejas.

El ruido, además de un factor altamente estresante, altera el descanso y tiene consecuencias tanto en la salud mental como en el rendimiento laboral. Puede provocar alteraciones psicológicas, distorsión del sueño, cansancio, estrés y hasta enfermedades cardiovasculares o respiratorias. Entre los niños, puede repercutir en el rendimiento escolar.

Con su campaña, la empresa Pikolín pretende sensibilizar a la población sobre los efectos que el ruido vecinal provoca en la salud. Por ello, da una serie de consejos entre los que incluye no caminar con tacones por la casa, moderar el volumen de la televisión, la música y la voz, usar los electrodomésticos en horario diurno, evitar realizar bricolaje en horas de descanso, cerrar las puertas evitando portazos, bajar las escaleras del edificio en silencio y pensar en los vecinos que duermen cuando se vuelve a casa a horas intempestivas.

"Todos somos parte del problema, pero a la vez, parte de la solución. Aprendiendo a respetar el descanso de nuestros vecinos, conseguiremos disminuir los ruidos que impiden dormir bien y contribuiremos de ese modo a reducir uno de los principales focos de contaminación acústica", apunta la empresa en su campaña.

Incluso, ha puesto en marcha una iniciativa novedosa que es la figura del mediador a quien pueden acudir aquellas personas que tengan problemas de descanso motivados por sus vecinos ruidosos (www.pikolinsaludacustica.es).

En Europa, el descanso parece respetarse más. Los daneses, por ejemplo, están obligados a notificar al menos con una semana de antelación que celebran una fiesta en su domicilio y no pueden activar electrodomésticos a partir de las 22:00. En Suecia tampoco se puede poner música a partir de esa hora. En España, existe mucha legislación orientada a garantizar el descanso, pero todavía hay demasiados vecinos que la incumplen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios