Menús escolares cocinados con 15 días de antelación

  • Los padres del colegio Nuestra Señora de Gracia de Riogordo protestan por la calidad de la comida, que algunos días llega hasta tres semanas después de su elaboración

Comentarios 3

El pasado 28 de enero a los alumnos del colegio Nuestra Señora de Gracia de Riogordo les sirvieron una crema elaborada el 11 de dicho mes, es decir, 17 días antes. Un miembro del equipo directivo, encargado de coordinar el comedor escribió en las observaciones de la hoja mensual, "Muy espesa. No comen". Y como ese comentario, en enero se sucedieron muchos. El pescado "cocido, muy insípido", las lentejas "muy espesas, como si fuese puré, apenas comen". De los diecisiete días lectivos, tan sólo cuatro tuvieron la condición de "satisfactorio".

Y esto no es un hecho aislado. El problema es que prácticamente lo mismo sucedió en diciembre, en noviembre y en octubre, según desvelan los informes firmados por el coordinador del comedor y a los que ha tenido acceso este periódico. Desde principios de curso a este centro de Infantil y Primaria llegan desde la empresa Serunión platos cocinados con hasta 20 días de antelación -la ley permite hasta 21 días-. La generalidad son menús hechos dos semanas antes. Los padres critican la calidad de estos platos y aseguran que de los 80 niños que comían el pasado año, tan sólo ha quedado una treintena como usuarios del comedor.

Fuentes del colegio afirman que tras pasar estos informes al ente público Infraestructuras y Servicios Educativos (ISE), parece que "la comida está un poco más apetitosa". Desde hace dos semanas "al cocinero ya le permiten que manipule los platos que llegan añadiéndoles agua, sal, perejil o ajo y parece que la cosa va un poco mejor", dicen y aseguran que los profesores que hasta el año pasado comían en el colegio ahora lo hacen en los restaurantes que hay en los alrededores.

Como otra treintena de centros escolares en la provincia, el CEIP Nuestra Señora de Gracia es uno de los que este año ha perdido la cocina in situ -un cocinero llevaba años elaborando la comida en el propio colegio-, y las diferencias son bastante grandes, según subrayan desde el centro. "La mayoría de los comentarios de los padres y del cocinero es que los niños no comen", añaden. "Que un día llegue la comida elaborada dos semanas antes, pues no pasa nada, pero no es normal que los niños tengan que comer esto todos los días", protestan.

En este centro de Riogordo, los pequeños que han quedado como usuarios de este servicio complementario son los que no tienen otra salida, los que no cuentan con un familiar cerca para ocuparse de sus almuerzos o los que son demasiado pequeños para dejarlos solos en casa con la comida preparada. Tras sus quejas en la delegación de Educación, un responsable del ISE visitó las instalaciones el pasado lunes. Los niños comieron cazuela de patatas, pollo asado y manzana y encontraron los menús satisfactorios. No obstante, desde la administración regional se instará a la empresa adjudicataria del concurso para que no envíe platos elaborados con tanta antelación.

Por otra parte, el pasado 4 de febrero el Ayuntamiento de Riogordo aprobó una moción institucional, firmada por todos los partidos políticos, para "apoyar el mantenimiento del servicio de comedor escolar con elaboración de la comida en la propia cocina y pedir la retirada de la línea fría que se ha implantado este curso". La moción añadía el traslado a la Delegación de Educación de este acuerdo plenario.

Este centro está integrado en la plataforma Escuela Pública de Calidad, que ha convocado una concentración este próximo sábado en la calle Larios si el tiempo lo permite. La lucha contra la línea fría sigue muy candente en la provincia malagueña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios