El Metro, con acento malayo

  • La venta de Goblalvia por parte de FCC y Bankia a un fondo de Malasia deja en sus manos el 15,31% de las acciones del suburbano malagueño

El Metro de Málaga pasa a tener acento malayo. Aunque de manera indirecta, la operación de venta por parte de Bankia y FCC de la compañía Globalvia a un fondo de inversión de Malasia tiene un efecto directo sobre el suburbano de la capital de la Costa del Sol. En concreto, la sociedad que ahora cambia de manos poseía el 15,31% de las acciones del ferrocarril urbano, de las que es ahora titular el fondo de inversiones estratégicas del Gobierno de Malasia Khazanah Nasional Berhad. El desembarco de esta empresa en Andalucía es aún mayor en el caso del Metro sevillano, donde pasa a asumir el 88,25%.

La maniobra de venta fue comunicada formalmente por FCC el pasado 1 de julio, cifrándose el montante de la misma en unos 420 millones de euros, si bien los ecos de la misma sonaban con fuerza desde finales del año pasado. Conforme al reparto actualmente existente en el ferrocarril malagueño, el citado fondo se convierte en el tercer actor de la concesionaria. Por delante se mantienen la Junta de Andalucía, que, a través de la Agencia de Obra Pública de Andalucía, posee casi el 23,7%, y Cajamar, que mantiene el 18,86%. FCC, por su parte, dispone de apenas el 10% de las acciones; Cointer (antes Azvi), el 11,96%; Comsa, el 10,56%; Sando, el 8,57%, y Vera, el 1,03%.

Khazanah Nasional Berhad protagoniza de este modo la primera gran entrada de capital extranjero al proyecto del Metro tras el fracaso de la operación de venta que varios de los accionistas originales protagonizaron meses atrás con Blackstone, un fondo de inversión de Estados Unidos. Tras un importante avance en la vía de negociación, Cajamar, Cointer y Sando acabaron por rechazar la propuesta de la sociedad norteamericana, que alcanzaba los 125 millones de euros, de los cuales 100 millones eran en aportación fija y otros 25 en función del cumplimiento de una serie de variables.

Pero el cierre de la puerta de Blackstone no ha puesto fin al interés de al menos otros tres fondos de inversión que han contactado con estas tres mismas firmas, que suman casi el 39% del accionariado del Metro, para ahondar en su posible adquisición. Por el momento, según las fuentes consultadas, lo que hay es una toma de contactos, sin que se hayan formalizado cantidades económicas. De hecho, al menos hasta la semana pasada ni siquiera se había dado comunicación a los socios del Metro sobre esta operación, lo que da buena muestra de la situación en la que se encuentra el proceso.

Todo ello pone de relieve el atractivo que el Metro parece generar entre los inversores externos. Las condiciones marcadas en el contrato de concesión público-privado por parte de la Junta ayudan a ello, al garantizar una TIR (Tasa Interna de Retorno) del 10,3%. Este valor mide la rentabilidad del proyecto para los privados. Con estos números, la Consejería de Fomento, en la última etapa de IU al frente, llegó a plantear a Hacienda la compra del mencionado 40%, opción finalmente descartada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios