El Metro y la calma chicha

  • La Junta entrega al Ayuntamiento un borrador de convenio para anular con proyectos movilidad sostenible la factura de 32 millones por las obras

Del dramatismo de una obra abocada al abismo, a la calma chicha. El acuerdo escrito sobre el papel entre el Ayuntamiento de Málaga y la Junta de Andalucía para garantizar al presente y futuro inmediato del Metro ha dado paso a un escenario de agitación nula, donde las conversaciones se desarrollan con una serenidad impropia de un proyecto siempre en convulsión. La trifulca y el conflicto institucional dan paso estos días a la disposición más absoluta en pos del acuerdo.

La reunión técnica que volvieron a protagonizar ayer los dos socios públicos permitió ratificar las buenas maneras nacidas del protocolo de intenciones suscrito el pasado 11 de noviembre, que dibujó la hoja de ruta del nuevo ferrocarril urbano, ese que habrá de llegar en superficie hasta el entorno del Hospital Civil y soterrado hasta la mitad de la Alameda. Aplazado para más adelante la discusión sobre la principal arista, el vinculado a cuánto dinero tendrá que aportar el Ayuntamiento al funcionamiento y explotación del Metro, el diálogo se dirige hacia el acuerdo sobre otras cuestiones pendientes.

De inicio, los representantes municipales y autonómicos dieron un paso más en pro de que el equipo de gobierno del PP pueda compensar con obras de movilidad sostenible la factura de 32 millones de euros que la Administración regional le reclama por parte de la construcción del suburbano. De hecho, el delegado provincial de Fomento, Manuel García, puso sobre la mesa un borrador de convenio para acordar el modo en que se materializa este pago en especies.

Y en qué condiciones. García expuso que el documento entregado demanda que las infraestructuras a incorporar tengan la consideración de movilidad sostenible; que hayan sido costeadas 100% con dinero municipal, y que existan certificaciones de todas ellas. Incluso, se abrió, siempre que queden demostrados estos detalles, a admitir el bulevar sobre el soterramiento del AVE.

La posición autonómica es sensiblemente más favorable a esta vía de acuerdo después de que el alcalde, Francisco de la Torre, liberase de obstáculos el camino del Metro a ras de calle hacia la zona norte, elemento imprescindible para que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) libere los 46 millones que tiene pendiente de aportar a la concesionaria Metro Málaga. Y ello, a su vez, posibilitará que la concesionaria culmine el proceso de contratación del personal preciso para que los ramales de Carretera de Cádiz y Teatinos, con el intercambiador de Renfe como punto de unión, sean inaugurados.

Ante el planteamiento regional, el concejal de Movilidad, Raúl López, valoró la propuesta y condicionó su pronunciamiento a que los servicios jurídicos municipales analicen el escrito. "Vamos a proceder a hacer el informe y a hacer las observaciones que consideremos", expuso el edil. Por su parte, el delegado andaluz fue expresivo: "Tenemos toda la voluntad del mundo para poder ver ese listado y darle forma dentro del convenio".

El acuerdo, en cualquier caso, se producirá con casi ocho meses de retraso. Tantos como los transcurridos desde que por primera vez la Consejería de Fomento informase al Ayuntamiento de cuáles eran sus condiciones para aceptar condonar la factura de los mencionados 32 millones. En marzo de este mismo año, las partes manejaron los mismos términos que ayer quedaron plasmados en un documento de borrador.

Lo que queda pendiente de resolver, algo que habrá de ser objeto de futuras negociaciones, es qué pasa con la parte de la obra aún por certificar y correspondiente a los tramos que fueron rescatados por la Junta. Mientras el Ayuntamiento maneja que no habrá de pagar un solo euro por esos tajos, en la línea de lo ahora analizado, Fomento no da una respuesta cierta.

Avanzado este punto, que las dos partes pretenden cerrar de manera definitiva antes de Navidad, otra de las cuestiones en la que irán de la mano es el de buscar la máxima coordinación entre el Metro y la Empresa Malagueña de Transportes (EMT), al objeto de que ambos medios sumen y permitan restar al vehículo privado. En este sentido, tanto el delegado andaluz como el concejal del PP informaron de la creación de comisiones de carácter técnico para abordar las acciones a desarrollar para facilitar esa conexión. Una labor que implicará igualmente al Consorcio Metropolitano de Transportes, al objeto de facilitar el enlace entre los autobuses de fuera de la capital y el suburbano. Igualmente, se prestará atención al sistema público de bicicletas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios