El Metro echa a andar... sin pasajeros

El Metro de Málaga asciende el último peldaño desde el punto de vista técnico antes de abrir sus puertas ya de manera oficial, previsiblemente, el próximo 12 de julio. La infraestructura en su globalidad funciona desde primera hora de ayer como si formalmente hubiese entrado en servicio, aunque sin un solo viajero en sus vagones. La concesionaria responsable de la explotación comercial del nuevo medio de transporte dio a las 06:30 de ayer el pistoletazo de salida a las denominadas pruebas en blanco, con las que se simula la marcha comercial sin pasajeros a bordo de los trenes. Y ello incluye la misma frecuencia de 7,5 minutos que tendrán desde su apertura oficial, el mismo trayecto y el mismo horario de inicio y fin de circulaciones.

Desde la Consejería de Fomento explicaron, a través de un comunicado, que ésta es la última fase de pruebas de acuerdo al horario comercial ya aprobado para el intervalo de lunes a jueves, en el que el servicio se extiende desde las 06:30 hasta las 23:00. Asimismo, recordaron los movimientos que con carácter ha realizado Metro Málaga. Es el caso de todas las comprobaciones realizadas sólo con el material móvil. En febrero de 2012 fue cuando se iniciaron las primeras circulaciones en el trazado de la línea de Carretera de Cádiz. Esta puesta a punto se amplió en febrero de 2013 al tramo en superficie por Teatinos y en julio de ese mismo año al conjunto de trazado de las líneas 1 y 2 hasta el intercambiador de El Perchel. Mediante estas pruebas se ha podido comprobar la tracción, el frenado, la velocidad y el confort de los vehículos.

Con posterioridad, se desarrollaron las pruebas dinámicas para cotejar la óptima integración de las unidades con los sistemas de señalización, comunicaciones y energía, y su coordinación a través del puesto de control central, desde donde se supervisa en tiempo real el tráfico ferroviario y todas las instalaciones.

Con todas estas pruebas y antes de iniciar los ensayos en blanco, las unidades del Metro han recorrido más de 62.675 kilómetros, una cifra que equivale a realizar una vuelta y media alrededor del mundo. Dentro de este proceso, y durante la fase de formación de los operadores de línea, se han desarrollado ensayos con los diferentes tipos de conducción de trenes. En concreto, con el sistema ATO en túnel, de conducción automática entre estaciones; con el sistema ATP, de protección automática de trenes, en el conjunto del trazado, que es el que garantiza la seguridad ferroviaria, evitando el alcance de trenes, y regulando también la distancia entre unidades. También se han efectuado pruebas de conducción marcha a la vista en el trazado en superficie.

De otro lado, el consejo rector de la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía, empresa pública adscrita a la Consejería de Fomento y Vivienda, aprobó ayer el sistema tarifario del metro de Málaga, que entrará en vigor con la puesta en marcha comercial, y que contempla los elementos esenciales para la oferta de servicio al usuario, como horarios y frecuencia de paso de trenes por estaciones para esta primera fase de prestación del servicio de transportes.

Este sistema tarifario, cuya propuesta fue avanzada el pasado viernes al Ayuntamiento, cifra el coste del viaje sencillo del suburbano en 1,35 euros, cinco céntimos más que el de la Empresa Malagueña de Transporte (EMT), si bien el coste cae hasta los 0,82 euros con el uso de bono o tarjeta monedero recargable. La rebaja es aún mayor, hasta llegar a los 0,66 euros el trayecto, si los desplazamientos en el ferrocarril urbano se realizan mediante un transbordo desde los autobuses interurbanos del Consorcio de Transportes. Esta misma ventaja se espera aplicar en el caso de los buses de la EMT, si bien está aún pendiente de cerrar el acuerdo que fije la coordinación entre los dos medios.

La previsión que manejan la concesionaria y la Junta es que el billete sencillo sea utilizado en el 25% de los viajes. El tiempo máximo que puede transcurrir entre la validación de un viaje en un transporte público urbano y el Metro para beneficiarse del descuento por transbordo es de 50 minutos. En el caso de los transportes metropolitanos, cuyo sistema tarifario se rige por zonas y saltos, el margen se amplía hasta 70 (un salto), 90 (dos saltos) y 110 minutos (tres saltos).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios