El Metro empieza a hormigonar la losa del túnel bajo el río

  • La actuación afecta al lado izquierdo e incluye el vertido de 400 metros cúbicos de hormigón

Vista de los trabajos de hormigonado en el río. Vista de los trabajos de hormigonado en el río.

Vista de los trabajos de hormigonado en el río.

Las empresas adjudicatarias del tramo del Metro entre el puente de Tetuán y la estación de Atarazanas, la unión integrada por Acciona y Sando, acaba de arrancar los trabajos de hormigonado de la losa de cubierta del túnel que discurre bajo el lecho del río Guadalmedina. El paso se da tras haber finalizado la ejecución de los muros pantalla y la excavación a cielo abierto en la margen izquierda del cauce, el más próximo a la Alameda Principal.

Así lo informaron desde la Junta de Andalucía, desde la que precisaron que a lo largo de esta semana se está cerrando con 400 metros cúbicos de hormigón la losa que cubre el túnel en el lado izquierdo para finalizar tras la Semana Santa. Una vez concluya esta tarea de cubrición, se comenzará a hormigonar la losa que tapará el lado derecho más próximo al edificio de Hacienda, donde se están terminando de ejecutar los muros pantalla. Es precisamente sobre la losa que cubre el túnel del Metro donde irán asentadas las pilas del tablero que en su día fueron demolidas y que hay que reponer del puente de Tetuán.

En paralelo, explicaron desde la Administración regional, se está trabajando en la fabricación de las vigas de este nuevo tablero, para colocarlas una vez finalicen los trabajos del túnel y de cimentación del puente.

Estas actuaciones se corresponden con la ejecución del túnel bajo el lecho del Guadalmedina. En la margen izquierda del río, el túnel conecta con el tramo anterior de Renfe-Guadalmedina, que se encuentra a la espera de poder adjudicarse para afrontar las obras que restan para su terminación. La ejecución del túnel bajo el lecho del río se está llevando a cabo con la misma técnica utilizada en el túnel de la Alameda, mediante la ejecución de pantallas y la excavación del túnel en su interior.

Por otro lado, recordaron que antes se ha procedido a la demolición del tablero norte del puente de Tetuán y a su cimentación, y se ha desviado el cauce del río Guadalmedina para poder afrontar los trabajos del túnel. El paso soterrado bajo el río tiene una ventaja con respecto al túnel de la Alameda, ya que tiene menos profundidad y menos volumen de excavación, al no albergar el futuro espacio para el Cercanías. No obstante, tiene la complicación del cauce subterráneo del río, que puede incidir en el aumento del nivel de lodos en la excavación y, por tanto, en la estabilidad de las paredes del túnel.

Esta pieza del recorrido del ferrocarril urbano, con un trazado totalmente subterráneo, tiene una longitud lineal de casi 300 metros, incluyendo la estación de Atarazanas, que será la de ubicación más céntrica. De cumplirse las previsiones marcadas por la Consejería de Fomento, los trenes empezarán a llegar a este punto a lo largo del año 2020.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios