El Metro fija una multa de 19.600 euros por día de retraso en la línea 2

  • El contrato entre la Junta y la UTE Metro Málaga incluye una penalización ante una posible demora en la puesta en servicio del suburbano · La Consejería de Obras Públicas no parece contemplar la aplicación de la sanción

¿Se imaginan tener que hacer frente a una penalización económica de casi 20.000 euros al día por no cumplir con los plazos de una obra? Esta hipótesis es la que queda sobre la mesa en este momento en el proyecto del Metro de Málaga. Y lo hace justo cuando el plazo dado por la unión temporal de empresas (UTE), encabezada por FCC, a la que la Junta de Andalucía adjudicó la construcción y explotación comercial de las líneas 1 y 2 del suburbano, llega a su fin sin que entre en funcionamiento el ferrocarril urbano. Cuarenta meses, a contar desde noviembre de 2005, era el calendario dibujado por la concesionaria de la mayor infraestructura en la historia de la ciudad; un escenario temporal que no se cumplirá ni por asomo.

Previendo que las circunstancias obligasen a posponer la fecha de apertura al servicio de los dos primeros ramales planteados, la Consejería de Obras Públicas incluyó en el contrato suscrito con los privados una cláusula por la que éstos serían penalizados por una cuantía concreta por cada día de demora. A día de hoy, y asumiendo que buena parte del lastre que acumula esta intervención no es imputable directamente a los privados, la posición del Gobierno andaluz parece apuntar a que no habrá penalización alguna. Oficialmente, fuentes de la administración regional confirmaron a este periódico la existencia de unas condiciones "que son innegables y que están en el contrato", aunque no supieron precisar el camino que se tomará

La fórmula elegida en el contrato fijaba que la sanción ascendería al 0,12% por cada 600 euros de la inversión proyectada, que en su origen era de unos 362 millones de euros, una vez suprimidos los 41,4 millones correspondientes al material móvil, es decir, a los trenes. Con este dato, la multa por cada jornada de más que tardase en funcionar el Metro sería de 72.400 euros. Sin embargo, el devenir de los acontecimientos desde que en febrero de 2006 se dieron los primeros pasos en el proyecto, con el desvío de servicios afectados en el entorno del Martín Carpena, y las posteriores modificaciones planteadas por la Junta, que ha pasado a asumir buena parte del ramal a Teatinos y, por ende, se la ha quitado a la concesionaria, obliga a variar los cálculos económicos de la citada penalización.

De hecho, en el actual contexto, la única parte de la obra que es completamente asumida por la UTE Metro Málaga es la correspondiente a la línea 2, entre el Martín Carpena y Héroe Sostoa. Obra que como pronto, de acuerdo con los datos que manejan los propios técnicos del ente Ferrocarriles Andaluces, no estará culminada y en condiciones para ser puesta en servicio hasta finales de 2010 o principios de 2011, fechas que en cualquiera de los casos suponen año y medio de retraso respecto al hito de febrero.

Tomando como válidos los 98 millones de euros que va a suponer en realidad la construcción del trazado de Carretera de Cádiz, tras ser ampliada la parte soterrada de la línea entre la estación de Puerta Blanca y el Martín Carpena y la inclusión de mejoras en las instalaciones, como escaleras eléctricas para bajar a los andenes, el resultado es que la sanción diaria a la que podrían enfrentarse los socios privados del Metro, si así lo determinase la Junta, sería de 19.600 euros. Este dato debe ser multiplicado por los aproximadamente 600 días que, en el mejor de los casos, se dilatarán los trabajos, dando como resultado una cuantía cercana a los 12 millones de euros.

No obstante, cabe recordar que el pasado miércoles, el consejero de Obras Públicas, Luis García Garrido, eludió confirmar el plazo de finales de 2010 como el válido para la apertura de esta línea y optó por dar un margen de tres años, hasta el final de la presente legislatura autonómica, para que entren en funcionamiento los casi cuatro kilómetros que se extienden entre el Martín Carpena y Héroe Sostoa. En esa misma visita a los tajos en la zona de la Universidad, la segunda en lo que lleva en el cargo, tampoco hizo mención alguna hacia la cláusula de penalización hacia Metro Málaga, desde donde se entiende que el grueso de los retrasos no le son imputables directamente.

Estos números, no obstante, varían sustancialmente con respecto a las primeras previsiones fijadas en el contrato de concesión del Metro, suscrito en diciembre de 2004 entre el ente Ferrocarriles Andaluces y la sociedad Metro Málaga. La diferencia sustancial es el montante económico que se utiliza como base para fijar la sanción, toda vez que buena parte de la obra de la línea 1 (Malagueta-Los Asperones) le ha sido retirada a la adjudicataria original, siendo rescatada por la Junta y contratada a otras firmas. Por ello, no se puede emplear como punto de partida los 362 millones de euros de inversión programadas para el conjunto del proyecto, lo que hubiese supuesto una sanción diaria de 72.000 euros.

98

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios