Miles de niños son atendidos por médicos de familia ante la falta de pediatras

  • El déficit, que se registra en toda España, afecta sobre todo a los centros de salud de las zonas rurales

  • Los especialistas inician una campaña para exigir medidas urgentes ante la situación

Una profesional atiende a una niña en una imagen de archivo. Una profesional atiende a una niña en una imagen de archivo.

Una profesional atiende a una niña en una imagen de archivo.

El problema no es nuevo; es más, se ha agravado en los últimos años: faltan pediatras en los centros de salud. La consecuencia es que miles de niños son atendidos en Atención Primaria por médicos de familia, no por especialistas. A nivel nacional se estima que aproximadamente el 30% de las plazas están cubiertas por facultativos que no tienen esta especialidad. Málaga, por ser un destino atractivo, no es de las provincias peor paradas; pero tampoco se libra de esta realidad. De modo que miles de niños -sobre todo de las zonas rurales- son atendidos por médicos no pediatras. "Esta situación nos perjudica a nosotros, pero sobre todo perjudica a los niños. No puede ser que porque vivan en un pueblo no los vea un pediatra. Falta equidad", argumenta la secretaria de la Asociación Andaluza de Pediatría de Atención Primaria (AAPap), Leonor Quesada.

El problema se produce porque la especialidad es deficitaria por el número insuficiente de plazas MIR que se convocan cada año y porque los especialistas, cuando completan su formación, rehuyen de trabajar en los centros de salud. "Esta situación no es nueva, pero se está agravando y va a ir a peor por la jubilación en los próximos años de muchos pediatras que no tienen recambio", advierte Quesada.

Málaga no es de las provincias más afectadas, pero tampoco escapa a esa realidad

Ante la realidad, la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) ha iniciado una recogida de firmas a través de las redes sociales que bajo el lema de Confianza intenta sensibilizar a las administraciones para que tomen medidas y defender "el derecho de los niños españoles a ser atendidos por su pediatra en los centros de salud". Las firmas se recogen on line en change.org y de forma presencial en los centros de salud.

Una de las demandas de la AEPap es que se incrementen "de forma inmediata" las plazas MIR de Pediatría hasta cubrir las necesidades que requiere el modelo español. Pero Quesada apunta que "no se trata de formar especialistas como churros para que migren". Por eso, a la par que enarbola esta reivindicación para el Gobierno central, solicita a la Junta de Andalucía que los fidelice con estabilidad e incentivando las plazas de difícil cobertura con alicientes económicos y profesionales.

Es cierto que el problema no es nuevo. Hace una década se creó una plataforma y hubo movilizaciones en algunos pueblos de la provincia para que todos los niños fueran atendidos por pediatras en los centros de salud. Quesada aclara que no es un problema sólo local. "La situación afecta a Málaga, Andalucía y España", insiste. Y da algunos datos. En la ciudad de Antequera, el 100% de las plazas de Pediatría de Atención Primaria están cubiertas por especialistas. Pero en la comarca, de las seis que hay, cuatro las ocupan médicos de familia. En el Guadalhorce, de 15 puestos, dos están ocupados por facultativos que no tienen la especialidad. Aunque el déficit se acentúa en las zonas rurales, también afecta a otras zonas de la provincia. De 10 plazas de pediatra que hay en Marbella, tres están ocupadas por médicos de familia. En San Pedro de cinco, una. En Estepona de siete, una. Y en la Axarquía, Quesada destaca el caso de Colmenar en la que no se consigue estabilizar a un especialista.

En las XXII Jornadas de la AAPap celebradas hace un par de semanas en Málaga, la consejera de Salud, Marina Álvarez, destacó que el SAS ha ofertado 355 plazas de Pediatría de Atención Primaria en la oferta pública de empleo de 2016 y la de estabilización. La titularidad de la Consejería dijo entonces que las causas del déficit "tienen sus raíces en las políticas desarrolladas por el Gobierno central en detrimento de la sanidad pública durante los últimos años", reclamó al Ministerio de Sanidad medidas urgentes para paliar la situación y aseguró que en la Mesa Sectorial la Junta trabaja con los sindicatos para incentivar la ocupación de puestos de difícil cobertura.

En unas jornadas de Pediatría celebradas en Córdoba en 2008 ya estos especialistas advertían: "Consideramos que la protección de la salud y el bienestar infantil son una obligación ineludible y prioritaria para los poderes públicos. Todos los padres deben tener el derecho a que sus hijos puedan ser atenidos por un pediatra en su centro de salud". De esta conclusión han pasado diez años y sigue plenamente vigente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios