eduardo cestino. candidato a la presidencia del club mediterráneo

"Modernizaremos el club social para dar mejor cabida a los hijos de los socios"

  • Cestino pide dar continuidad "al buen trabajo realizado" en el Club Mediterráneo en los últimos tres años

Eduardo Cestino posa ayer para este diario. Eduardo Cestino posa ayer para este diario.

Eduardo Cestino posa ayer para este diario. / javier albiñana

El ingeniero Eduardo Cestino se presenta este sábado a las elecciones del Club Mediterráneo, una de las instituciones sociales y deportivas más importantes de la capital con casi 4.000 socios. Esta tarde dará a conocer a los socios su programa.

-¿Por qué quiere ser presidente del Club Mediterráneo?

El club siempre ha estado abierto a la ciudad y los malagueños lo saben"

-Porque la amplia mayoría de socios del club ha aplaudido la gestión de la anterior directiva, de la que tuve el honor de formar parte como vicepresidente. También porque la mayoría de quienes hemos sido directivos y otros socios que ahora se incorporan para aportar frescura, somos personas normales que mantenemos la ilusión de dar continuidad al buen trabajo realizado en los últimos tres años, en los que hemos fomentado la práctica deportiva, las actividades de la familia y modernizado nuestras instalaciones en las sedes social y náutica para asegurar el futuro de las mismas.

-¿Cuáles son sus tres principales proyectos?

-Seguir modernizando el club social para dar mejor cabida a los casi 3.000 hijos de socios que son el futuro de la entidad, seguir avanzando en la ejecución de los dos edificios de la Marina que tenemos proyectados y mantener las políticas a favor del deporte y la familia que han motivado que en la actualidad más de 1.800 socios estén apuntados a alguna actividad deportiva, alcanzando una floreciente situación deportiva y una gestión económica como nunca antes tuvo la entidad.

-¿Cuál es la mayor fortaleza de su candidatura?

-La ilusión de un grupo de gente sana, que sin ningún tipo de aspiraciones personales, pretendemos desde la experiencia del trabajo realizado en los últimos años, seguir dando un poco de su tiempo para servir a los demás. Los que amamos desde niños los valores del deporte sentimos que podemos ayudar a que muchos más encuentren en el camino del deporte la mejor manera de emprender los desafíos de nuestra vida. El deporte nos enseña a saber ganar, perder, gozar y sufrir. De la otra candidatura no podemos compartir la filosofía de Gómez-Raggio, que pasa por invertir únicamente en la Marina, pero no en la sede social, asegurando que la concesión administrativa de nuestros actuales terrenos en el club social vencerá en 2027, un extraño argumento que es más propio de quien se posiciona con el casero que con el inquilino. Debe recordarse que el actual título concesional fue otorgado en 1968 por 99 años, por lo que debemos defender que nuestra concesión vencerá en 2067. Pero es que aun cuando venciese en 2027, el futuro no puede paralizar ni condicionar la actividad y el crecimiento de la sede social del club, que debe seguir siendo una de las referencias deportivas de Málaga.

-El club tiene casi 4.000 socios. ¿Cree que se podría abrir más a la ciudad?

-Por supuesto, llevamos años trabajando en ello. Al club no solo viene el socio para hacer deporte y disfrutar de las instalaciones; también disfrutan del deporte en nuestro club cientos de afiliados deportivos que no son socios. Y los malagueños, hagan o no deporte, pueden igualmente disfrutar de parte de nuestras instalaciones abiertas al público, como el edificio de la sede social, donde pueden asistir a las actividades culturales o disfrutar de la exquisita gastronomía que sirve nuestro restaurante. El club siempre ha estado abierto a la ciudad y los malagueños lo saben. Tanto es así que apenas hace un año tuvimos el honor de recibir la mayor distinción y regalo que la ciudad puede conceder: la Medalla de la Ciudad.

-Si sale elegido el sábado, ¿qué será lo primero que pensará?

-Lo primero que haremos será trabajar y ponernos al servicio del socio. Nuestro talante será el de venir a servir y no a servirnos. Nuestra política será la de mano tendida al adversario, para trabajar conjuntamente por el bien del club. Si ganamos nosotros, en el club no habrá vencedores ni vencidos. Si ganamos pensaré que tenemos por delante un programa de trabajo bien definido y avalado por los socios, y nos pondremos manos a la obra. Hay mucho trabajo que hacer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios