Monzer Al Kassar: el 'caso estrella' del año pasado

  • El presunto traficante de armas sirio fue reclamado por las autoridades norteamericanas

Las comunicaciones policiales entre los cuerpos policiales de distintos países se han intensificado con el paso de los años. La globalización es un fenómeno que también se ha reflejado en la delincuencia, que cada vez tiene menos fronteras. Esta nueva situación ha llevado a un mayor uso de los mecanismos de intercambio de información entre los agentes y a una colaboración más estrecha en las investigaciones. El caso más llamativo de los registrados en 2007 es la detención del presunto traficante de armas sirio Monzer Al Kassar, reclamado por las autoridades norteamericanas por supuestamente vender armas a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La detención de Al Kassar, conocido en la vida pública de Marbella, donde ha residido durante 25 años, se produjo el pasado mes de junio. Según informó entonces la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, éste fue arrestado por agentes del Grupo de Fugitivos de la Brigada de Crimen Organizado de la Udyco central a su llegada a Madrid procedente del aeropuerto de Málaga.

El presunto traficante de armas estaba reclamado por el Tribunal Federal del Distrito Sur de Nueva York por múltiples cargos, entre ellos conspiración para proporcionar ayuda y medios materiales a una organización terrorista, conspiración para matar a ciudadanos americanos, conspiración para matar a oficiales americanos, conspiración para usar y adquirir misiles antiaéreos y por blanqueo de capitales.

Monzer Al Kassar fue puesto a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional y a partir de ese momento se inició un tira y afloja judicial después de que su letrado presentase varios recursos en los que denunciaba que los agentes norteamericanos habían obtenido información en suelo español a través de escuchas telefónicas que no habían sido autorizadas por ningún juzgado español.

No obstante, la Audiencia Nacional acordó el pasado mes de octubre la extradición, aunque puso como condiciones que Monzer al Kassar no podía ser ejecutado por las acusaciones que pesaban sobre él y que, si la condena es de cadena perpetua, ésta no fuese "indefectiblemente" de por vida.

El auto tuvo el voto en contra de la magistrada Teresa Palacios y justificaba la extradición afirmando que Al Kassar ha sido traficante de armas internacional desde principios de los años 70.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios