Movilidad estudia la viabilidad de un tranvía sobre ruedas desde El Palo

  • El trabajo analizará la disminución del tráfico en Álamos, Carretería, Soho y Atarazanas

Infografía de la reurbanización planteada para la Alameda Principal. Infografía de la reurbanización planteada para la Alameda Principal.

Infografía de la reurbanización planteada para la Alameda Principal.

Comentarios 1

El Ayuntamiento de Málaga adquiere de nuevo el papel de buen estudiante y quiere ahora conocer los efectos que pueden tener sobre la movilidad general de la ciudad el proyecto de semipeatonalización de la Alameda Principal y la propuesta de ejecutar una plataforma de alta capacidad para transporte público en la zona este. Con este objetivo, la Empresa Malagueña de Transportes (EMT) acaba de licitar un procedimiento negociado mediante el que contratar la elaboración de un análisis específico.

Por encima del valor económico del servicio, apenas 59.228 euros (el 80% se financian por vía de los fondos europeos Edusi), destaca el componente simbólico de la actuación. De acuerdo con lo contemplado en el pliego de condiciones técnicas que rige este 'concurso', la empresa que finalmente sea seleccionada dispondrá de un máximo de seis meses para dar forma a un documento en el que se contemple disminuir el tráfico en el eje Alameda Principal-Parque; se estudien las afectaciones que las dos intervenciones previstas tendrán sobre las calles Álamos, Carretería, Soho y Atarazanas, así como la disminución de las intensidades en estos mismos espacios.

Se examinará dar prioridad al transporte colectivo entre Gutemberg y Torrijos

A estos dos primeros objetivos hay que sumar la apuesta por dar prioridad al transporte público en el tramo comprendido entre la calle Gutemberg y la Plaza General Torrijos, y a profundizar en la viabilidad de la implantación de la plataforma de transporte colectivo entre la Carretera de Almería y el Paseo del Parque.

La extensión geográfica de la evaluación que se quiere realizar por parte del área de Movilidad del Consistorio coincide con las zonas en las que se contemplan actuaciones de reducción del uso del vehículo privado. En el caso concreto de la Alameda, el proyecto de reurbanización fija el cierre a la circulación rodada de los laterales norte y sur, dejando únicamente el eje central como espacio de paso del tráfico privado desde el este hacia el oeste, al tiempo que se reservan tres carriles para los autobuses de la EMT.

Las conclusiones de este documento, que como muy tarde tendrá que ser entregado antes del 31 de marzo de 2018, serán claves además para que el Ayuntamiento se decida a ir adelante o no con el bautizado como BRT (Bus Rapid Transit), una especie de tranvía sobre ruedas que recorrería todo el eje de la zona este.

Una solución con mayor capacidad de respuesta que las actuales líneas de autobús y que, sin llegar a las densidades de movimiento del Metro o el tranvía, tiene un coste muy inferior. Esta iniciativa forma parte del conjunto de proyectos para lo que el Ayuntamiento obtuvo financiación por parte de la Unión Europea el año pasado, con una suma concreta de 425.000 euros. La cifra, en el supuesto de que el equipo de gobierno vaya adelante, permitiría elaborar los proyectos necesarios.

"Se considera que un estudio de movilidad permitirá conocer la distribución de la demanda del tráfico sobre la red viaria disponible, en función de los orígenes y destinos de los viajes; revelando de esta forma los puntos donde puedan deteriorarse en exceso los niveles de servicio y deban ser objeto de actuaciones para incrementar la capacidad", refleja el pliego.

Sobre esta base, la adjudicataria futura deberá realizar una macro-simulación, modelando la situación actual y ensayando las diferentes alternativas que se planteen, y una micro-simulación, analizando al menos 20 intersecciones a fin de plantear soluciones que garanticen unos niveles de servicio aceptables.

A ello deberá añadir una prognosis de futuro, con las distintas soluciones que habrá que llevar a efecto; realizar un balance de plazas de aparcamiento en superficie que se podrían ver afectadas por las diferentes alternativas; determinar si la actuación urbanística tiene afección sobre la actual o futura red de carriles bici, y estudia la incidencia sobre el transporte público colectivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios