Mozart suena en el Martín Tenllado

  • Ferrovial concluye este viernes la ejecución de la obra del conservatorio profesional Después de 15 meses de obras, aún queda el equipamiento

Sonaba el piano y parecía que el edificio ya tenía vida. Por la megafonía se escapaban con delicadeza las notas concebidas por Mozart y de no ser porque los visitantes tenían que vestir el casco y el chaleco, la sensación de un inmueble aún en obras se hubiese disipado. Los delegados provinciales de la Junta de Andalucía José Luis Ruiz Espejo y Patricia Alba recorrieron ayer las nuevas instalaciones del Conservatorio Profesional Gonzalo Martín Tenllado. Mañana viernes termina la ejecución de un edificio en el que se han invertido más de 5,6 millones de euros y 15 meses de trabajo. Ahora queda equiparlo para que pueda entrar en servicio en el segundo trimestre del curso.

"Esto ya es inminente, estamos muy contentos", explicaba Alejandro Díaz Cobos, director del centro que aún comparte espacio con el colegio Paulo Freire y el IES Litoral. "Por fin los alumnos van a tener las instalaciones que merecen", apuntó. El arquitecto Ventura Galera guió a las autoridades por un centro compuesto por cuatro edificios establecidos en torno a tres patios, en el que la relación entre los espacios interiores y exteriores y la gran entrada de luz natural son claves. Aunque, por descontado, la acústica ha sido la protagonista del proyecto.

Todas las aulas tienen una insonorización perfecta y un techo absorbente para evitar la reverberación, según explicó el arquitecto y coordinador de seguridad Juan Mesa. Las ventanas tienen sistema climalit y las puertas un grosor considerable. "Tuvimos que hacer varios prototipos para conseguir el aislamiento necesario", relató ayer Ventura Galera. También subrayó que cada estancia tiene su sistema de climatización frío y calor independiente para facilitar que las ventanas estén siempre cerradas durante la clase y se pueda trabajar sin escuchar ni molestar a los demás.

El nuevo edificio, en la avenida Molière, ocupa una superficie construida superior a los 7.000 metros cuadrados distribuidos en tres plantas. El área docente está integrada por 11 aulas instrumentales colectivas y 38 individuales, seis aulas no instrumentales y sendas aulas de coro, orquesta, percusión y música de cámara, así como 18 cabinas de ensayo individuales y una sala de informática. Las instalaciones se completarán con un salón de actos con 300 butacas y una biblioteca con videoteca y fonoteca.

El primer edificio, en el que se encuentra la entrada principal, se alojarán la consejería, administración, cafetería y biblioteca. En el segundo bloque se encuentra la dirección y los seminarios y en el siguiente aulario se ubican las clases de mayor tamaño, como las de coro y percusión. El último está destinado a espacios más pequeños, de unos 15 metros cuadrados, para clases individuales de instrumentos.

El salón de actos "puede funcionar autónomamente, es casi un pequeño auditorio pensado especialmente para la música, con una capacidad de 300 butacas, una cantidad acogedora y para usar con frecuencia", consideró ayer el arquitecto Ventura Galera. Para él, este nuevo edificio "cualificará el espacio urbano en una zona de crecimiento aún poco amable", añadió. La delegada Patricia Alba destacó que este equipamiento supone "un gran avance para la provincia" y destacó que va a permitir la creación de 300 plazas nuevas, con lo que serán alrededor de 1.000 puestos escolares los que ofrezca el conservatorio Gonzalo Martín Tenllado.

Alba también matizó que la dotación del edificio es mucho más que poner "mesas y sillas" y apuntó que hasta el segundo trimestre no podrá estar en funcionamiento. Por eso, quiso agradecer la paciencia de alumnos y docentes "que estarán deseando instalarse aquí". Y así es. La dirección del centro ya ha iniciado su particular cuenta atrás.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios