Muelle Uno amplía su capital en 15 millones y da músculo al proyecto

  • El mismo alcanza los 29,7 millones de euros Expertos señalan que este movimiento se produce tras la absorción de las deudas existentes y permite dar viabilidad a la iniciativa

Las sombras que durante años se cernían sobre el día a día del proyecto comercial Muelle Uno parece que se despejan de manera definitiva. Las empresas promotoras del centro, a la cabeza de las cuales se encuentran Myramar, Edipsa y Acinipo (filial de Unicaja), acaban de dar un paso que puede entenderse como crucial para garantizar la viabilidad económica de la propuesta empresarial al formalizar una ampliación de capital por valor de 15 millones de euros. Con esta aportación, el capital social de Muelle Uno, según la información publicada en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme) del pasado martes, se sitúa en 29.722.000 euros, la mayor cifra de cuantas ha tenido desde el origen del proyecto.

Este movimiento, no obstante, estuvo precedido de una reducción del capital social por valor de 6,9 millones de euros publicada en el mismo boletín. Esta particular maniobra financiera es conocida, según expertos en materia económica, como "operación acordeón". "Lo que suele hacerse es reducir primer el capital para absorber pérdidas y una vez esas pérdidas están amortizadas y limpiadas se impulsa la ampliación", explicaron los expertos, que coincidieron en indicar que una ampliación de esta índole genera necesariamente "una situación más solvente" por parte de la empresa. "Le va a permitir subsistir mejor", agregaron.

Y eso, tratándose de Muelle Uno, dadas las dificultades que viene arrastrando desde el inicio de la explotación de la superficie comercial del puerto, es mucho decir. "En principio eso indica que la sociedad está mucho mejor de lo que estaba hace unos meses; ha podido compensar pérdidas y con la ampliación de capital parece que tiene caja suficiente para afrontar la situación económica", señaló una fuente próxima a la iniciativa. En este sentido, aludió a que es probable que buena parte de este capital añadido se emplee para refinanciar el préstamo que Muelle Uno tiene por parte de Unicaja.

La ampliación ha tardado en materializarse hace ahora casi cinco meses, cuando los socios implicados en el proyecto iniciaron la tramitación de un préstamo por parte de Unicaja para consignar el montante ahora conocido, cifra a repartir en 7,5 millones por parte de Acinipo y 7,5 millones por parte de Myramar y Edipsa. La operación era vista con buenos ojos por la entidad financiera ante las buenas previsiones que manejaba la promotora.

La novedad ahora conocida supone un soplo de oxígeno para un proyecto que ha llegado a estar en situación crítica. No sólo por el propio comportamiento del centro comercial, sino por la situación de impago que Muelle Uno ha mantenido durante meses con la Autoridad Portuaria, a la que llegó a adeudarle del orden de 4,9 millones de euros a finales del pasado mes de junio. Sin embargo, este lastre parece que ha quedado finalmente normalizado después de que a finales del pasado año el consejo de administración del ente público avalase ciertas compensaciones de cantidades con la mercantil, incluyendo en las mismas el valor del edifico cultural ejecutado en la esquina de los muelles 1 y 2. Bien es cierto que este acuerdo siguen sin estar plenamente cerrado, pendientes de ciertos informes.

Las últimas cuentas anuales publicadas por la sociedad explotadora, correspondientes a 2013, desvelaba unas pérdidas acumuladas cercanas a los 6 millones de euros. En concreto, 2.921.262 euros a 31 de diciembre de 2013 y otros 2.916.987 euros en 2012. En este sentido, los números oficiales de la mercantil constataban la situación de desequilibrio en la que, a finales de ese ejercicio, se encontraba la empresa, al presentar un pasivo corriente (dinero a devolver en el plazo de un año) de 43,6 millones de euros, frente a un activo corriente (dinero que puede hacer líquido en el plazo de un año) de 6,9 millones.

Incluso, en ese documento ya se aludía a la remodelación de la estructura financiera del proyecto. "Se está afrontando un nuevo modelo de financiación para la sociedad que reducirá notablemente sus cargas financieras (en torno al 45%) basada en una ampliación de capital, dado el incondicional apoyo que sus accionistas mantienen en el proyecto, por la trascendencia que ha tenido el mismo para la ciudad", exponía el citado informe. Una pista de la operación finalmente desarrollada la dio el acuerdo adoptado por la Junta General Ordinaria y Extraordinaria de Accionistas de Muelle Uno-Puerto de Málaga, S.A. el 12 de noviembre para reducir su capital social en 6,9 millones, quedando fijado en 14,7 millones.

Para ello, se produjo una reducción del valor nominal de cada una de las 21.650.000 acciones sociales en la suma de 0,32 euros, quedando en 0,68 euros. Todo, "con la finalidad de restablecer el equilibrio entre el capital social y el patrimonio neto de la sociedad disminuido por consecuencia de pérdidas", precisaron desde la compañía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios