El Museo Arqueológico Nacional propone un regreso a la Grecia antigua con sus vasos

  • La exposición 'En el Jardín de las Hespérides' se inaugura hoy en en Museo del Patrimonio Municipal de Málaga

El Museo Arqueológico Nacional propone un viaje de regreso a la Grecia antigua con la exposición En el Jardín de las Hespérides, que reúne más de medio centenar de vasos griegos de su colección, datados entre los siglos XIII y III antes de Cristo, y que se inaugura hoy en Málaga.

La exposición, que coincide con las obras de remodelación del Museo Arqueológico, permanecerá instalada hasta el 24 de octubre en el Museo del Patrimonio Municipal de la capital malagueña y después se trasladará a Cádiz y Almería, por iniciativa de la Fundación Unicaja.

El Jardín de las Hespérides era "un lugar mítico y paradisiaco donde crecían las doradas manzanas regalo de Hera, custodiadas por las ninfas de la noche, y adonde llegó Heracles para conseguir su última hazaña, que le permitirá acceder al Olimpo y conquistar la inmortalidad", ha recordado hoy Paloma Cabrera, comisaria de la exposición y conservadora del Museo Arqueológico Nacional.

La muestra ofrece "un recorrido inverso" hacia Grecia, "la cuna de la civilización mediterránea, de la que somos herederos", y abarca diversos lugares de procedencia de los vasos, que "son un testimonio único e irrepetible".

"Los vasos griegos son un documento histórico de gran importancia, porque informan de las ciudades donde se fabricaron, del tiempo y de la geografía de Grecia y de su evolución histórica, política e ideológica", ha añadido Cabrera.

Los temas que decoran su superficie "informan de la vida del hombre griego, de sus creencias, las construcciones sociales, políticas y religiosas y sus esperanzas y anhelos, por lo que la lectura que se puede hacer de los vasos es múltiple y enriquecedora", según la comisaria.

Por su parte, el catedrático de Filología Griega de la Universidad de Málaga Aurelio Pérez Jiménez ha apuntado que, en cuanto a la religión, está "bien representado" el aspecto funerario, como en una vasija en la que aparece "el dios Hades raptando a Perséfone, y "da un sentido de inmortalidad a frutas muy nuestras como la granada".

Otra vertiente de la cultura griega presente es "la exaltación de la vegetación, de la embriaguez y del vino, representado en Dionisos y en sus uvas, parras y hiedras que indican la esencia misma del pueblo griego".

También hay escenas "de matrimonio, fúnebres, de guerra y desnudos o de baños de mujeres que van por agua a las fuentes", ha añadido Pérez Jiménez.

Por ello, es una invitación para "disfrutar de la cultura griega y sentir la relación con la nuestra", puesto que por ejemplo hay ritos del matrimonio "parecidos a los de las bodas actuales" y ritos funerarios "también muy próximos"

"Hay una distancia de 3.000 años, pero una gran cercanía, porque seguimos siendo griegos todos, con símbolos como la manzana, del amor; el laurel, de Apolo; la granada, de la eternidad, y la uva, de la juventud, la embriaguez y la eliminación de las fronteras y de las escalas sociales", ha agregado este helenista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios