Negocio para los abogados

  • El caso de la piscina de Conejo deja múltiples interrogantes sobre el funcionamiento del sistema judicial si es cierto que dos jueces estaban investigando a la vez una misma denuncia

ES posible que un juez sobresea provisionalmente una causa, le pida una fianza de 5.000 euros al denunciante si, pese a su decisión, desea seguir adelante con el caso mediante la interposición de una querella y otro juez, sin más, admita a trámite sin más problemas esa misma querella, considere que hay indicios de delito de prevaricación y decida tomar declaración al denunciado ¿Puede un mismo asunto tramitarse a la vez en dos juzgados distintos de la capital? ¿Cuando el juzgado decano reparte un asunto no comprueba si ya hay otro magistrado investigando otra denuncia similar? ¿Se conocen los abogados al dedillo cómo funciona el sistema judicial español y sus carencias y pueden utilizar subterfugios para inclinar la justicia a su favor?

Éstas y otras preguntas se pueden formular a raíz del caso de la piscina particular que el número 3 del PSOE andaluz, Francisco Conejo, se instaló en Rincón de la Victoria, y que alcanzó la categoría de primera página incluso en algunos periódicos de ámbito nacional.

Como dice el refrán a Francisco Conejo como a la del pobre, le ha durado poco la alegría. Un despacho de abogados, ligado al alcalde de Benamocarra, Abdeslam Lucena, ha hecho blanco con la denuncia de la pileta prefabricada que el dirigente socialista colocó en su domicilio en 2008, sin disponer del proyecto constructivo. Conejo alega que su piscina no necesitaba proyecto constructivo, al ser de plástico. Solicitó permiso al Ayuntamiento y no le llegó y decidió realizar la obra por la vía del silencio administrativo. Pero en la Corporación figuraba un expediente en el que se indicaba que no se le concedía la licencia porque carecía del proyecto. Y Conejo alega que nunca le llegó esa comunicación del Ayuntamiento de Rincón y que meses después solicitó de nuevo la autorización (cuando ya disfrutaba de su piscina) y el Consistorio se la autorizó. Para más inri el expediente municipal abierto se ha cerrado porque en caso de alguna irregularidad urbanística, ya estaría prescrita.

El diario digital El Confidencial, que es el que destapó este asunto, cifra en 7.000 euros los que se ahorró Conejo por no encargar el proyecto. Seguro que ahora se gasta más dinero en abogados, para evitar que una piscina prefabricada acabe con su carrera político. Son los riesgos actuales en los que los partidos piden cortar cabezas a la más mínima ocasión y sin necesidad de juicio previo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios