El Niño deja un 'pellizco'

  • Una administración de lotería de La Malagueta y otra de San Pedro reparten al menos 200.000 euros del segundo premio · Cada malagueño jugaba unos 17 euros

Concepción Castillón tenía una asignatura pendiente. En los 25 años que llevaba en la administración de Loterías número 39 de La Malagueta había dado ocho premios. Primitiva, Bonoloto y Quiniela. Pero nunca, uno de la Lotería. Ayer se sacó la espinita. En su oficina se vendieron algunos décimos del segundo premio. El 92.225. "Como mínimo son 100.000 euros en premios", afirmaba exultante. Ayer, no sabía cuántos décimos había vendido en total porque los dio a través de la máquina. "Enhorabuena, qué bombazo", la saludaba una vecina. "Enhorabuena, pero nosotros no llevamos nada", lamentaba otra. Conchi, arropada por su hermana María Victoria y su hijo Luis, descorchaba champán para brindar porque El Niño se hubiera pasado por su oficina. "Me siento orgullosa porque es nuestro 25 aniversario y era mi asignatura pendiente dar un premio de la Lotería", confesaba mientras se dejaba fotografiar para la posteridad.

Ningún agraciado se presentó en la sede de Fernando Camino, 13. Conchi no sabía cuántos podían ser. Ayer relataba que estaba viendo el sorteo en su casa con en listado de números que había vendido, cuando sobre las 12:30 la llamaron desde la Delegación de Loterías para informarle que la suerte había caído en su oficina. No se lo creía porque el 92.225 no aparecía en su listado. Entonces le aclararon que los había vendido a través de la máquina. "Yo creía que no había dado nada, pero entonces me explicaron que había sido vendido por la terminal. Cada décimo son 100.000 euros. Puede ser uno, tres o cinco. Pero como mínimo he vendido 100.000 euros en premio", repetía como intentando creérselo. Miguel Ángel Conejo, el delegado de Loterías del Estado, se pasó por la oficina a felicitarla a última hora de la mañana. Los vecinos también se dejaban caer por el local para compartir la alegría de Conchi. Unos se entretenían intentando saber quiénes eran los agraciados. Otros pasaban rápidamente tocando el claxon.

También en la administración número 4 de San Pedro (Marbella) hubo celebración. Su responsable, Purificación Díaz, vendió otro pellizco del 92.225. Como Conchi, Puri también llevaba unos 25 años en el negocio que antes regentaron sus padres y su hermana y nunca había repartido premios en Navidad o El Niño. Ayer, para ambas, fue uno de esos días que dan ánimos para seguir trabajando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios