Oleada de robos en el taxi

  • Trabajadores del sector denuncian "indefensión" ante los asaltos y reclaman más presencial policial en zonas estratégicas Recalcan la "violencia" de los ladrones

"Los robos son el pan nuestro de cada día. Hay más violencia, más brutalidad, más agresividad". El sector del taxi en Málaga, que trata de sobrevivir pese a que la demanda sigue siendo inferior al número de vehículos que ofrecen su servicio, se enfrenta desde hace tiempo a un problema acuciante para el que no parece encontrar solución: el de los robos con fuerza. "Últimamente está habiendo más agresiones. Nuestra lucha es la de siempre pero la administración responde que el presupuesto es escaso para incrementar la presencia policial. Los ladrones ahora van acompañados y se proponen hasta quitarnos el coche, mientras que antes actuaba el típico carterista, que hurgaba en la parte delantera por el hueco del cenicero", señaló el presidente de la Asociación Unificada de Autonomos del Taxi (Aumat), Pepe Royón.

En palabras de Miguel, uno de los trabajadores, el sector se siente "indefenso" ante el Consistorio, al que reclama mayor dotación policial en zonas estratégicas. "En el centro hay mucha vigilancia. Los delincuentes no pueden cometer atracos a los turistas, que es lo que más beneficio tendría para ellos. Van a por el taxi. Nos pillan por la espalda. Estamos en su terreno", aseveró.

Según destacó, el 90% de los asaltos en taxis responde a la "necesidad de dinero rápido para consumo de droga" en puntos concretos. "Saben que el conductor tiene, después de 12 horas, los 50 ó 60 euros que le hacen falta para comprar su dosis. No aspiran a sacar una elevada cantidad de dinero", resaltó el chófer, quien destacó el "miedo" que supone la escena, más allá de "perder un día de trabajo".

El modus operandi es similar en la mayoría de los robos a los taxistas, que suelen perpetrarse de noche. "Lo normal es que intenten dar mucha conversación. Uno se monta delante, otro justo detrás del conductor para evitar que éste tenga visibilidad", señalaron desde el sector.

Otro de los autonómos destacó la agresividad que caracteriza a estos ladrones para exigir la recaudación. "Entran nerviosos. Lo mejor es entregársela y no enfrentarse a ellos", subrayó el trabajador, que aboga por que la Policía lleve a cabo con más frecuencia controles rutinarios, como los de alcoholemia, "en barriadas en las que se tiene conocimiento de la existencia de puntos de venta". La mayoría de los taxistas consultados no considera, sin embargo, que la instalación de una mampara sea el sistema más eficaz para evitarlos, puesto que, afirmaron, resta espacio y cercanía con el cliente.

Como medida de prevención, el vicepresidente de Aumat, José Luis Medina, anima a los trabajadores a instalar una alarma que los mantenga conectados con el colectivo. "Si fuera necesario, se pulsaría el botón y los tendríamos localizados. En la asociación disponemos de radio emisoras conectadas por vía GPS, lo que nos permite controlar en cualquier momento a todos los asociados", explicó el responsable, quien añadió que muchos optan por no denunciar si la pérdida es inferior a 400 euros, que sólo constituye una falta.

Los conductores se mostraron convencidos de que su vehículo "es el medio más fácil para robar", ya que, precisaron, "están expuestos". "Nos quitan las llaves para que no salgamos en su busca. Nos pueden sacar de la ciudad y llevarnos a cualquier sitio porque no podemos negarnos a un servicio", se lamentó un afectado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios