Once trenes al día para darse todo tipo de escapadas

  • La conexión de Málaga a Madrid vía AVE conecta a la provincia con nuevos destinos, como Segovia, Valladolid, Toledo, Ciudad Real o Zaragoza, ciudades que se podrán visitar, incluso, en un día

A Málaga acaban de abrirle la puerta y un mundo de posibilidades se le ha puesto bajo los pies. Crucen el umbral, que empieza la aventura. Mañana se ponen en marcha los once trenes de la oportunidad, las once posibilidades diarias para el capricho. La estación María Zambrano se convierte así en el salvoconducto hacia el ocio con mayúsculas. Con trenes que salen casi cada hora con destino a Madrid, a sus musicales, sus museos, sus tiendas, sus partidos de liga, sus 107 salas de teatro... Un trayecto que se recorre en dos horas y media y una posibilidad: ir y volver en el día.

Pero no sólo a Madrid, porque el acueducto de Segovia se sitúa a tres horas, a menos de cuatro la catedral de Valladolid y su gran oferta de restauración, el mismo tiempo que separa la provincia de las basílicas de Zaragoza. De allí se puede seguir viaje hacia Lérida y Tarragona y, dentro de poco, a Barcelona.

Un plan posible a partir de mañana y en un solo día podría ser una visita conjunta a Madrid y Segovia. Se puede coger un tren a primera hora de la mañana en la estación María Zambrano (a las 6. 35, 07. 10, 08.00 o 9.00). Si se sube a este último, aún se dispone de dos horas para visitar el museo Reina Sofía, ubicado justo enfrente de la estación de Atocha; el Museo del Prado, a menos de 500 metros, o incluso tal día como hoy, dar un paseo por el Rastro, a una parada de metro o a un kilómetro a pie. A las dos y cuarto de la tarde sale un tren hacia Segovia que llega antes de las tres. Una hora idónea para degustar el conocido cochinillo en cualquiera de los mesones, como Cándido y visitar el acueducto. Para volver, el viajero puede coger un tren a las cinco y media y coger las conexiones que salen para Málaga a las ocho o las nueve de la noche. También se puede pasar la tarde en la ciudad, coger el tren a las 20.40 y llegar a Madrid a las 21.10, con media hora de margen para volver.

córdoba, 55 minutos

Esta ciudad Patrimonio de la Humanidad tiene cuatro visitas obligadas: la mezquita, Medina Azahara, el Museo Julio Romero de Torres y la judería. Para comer o tapear, son conocidos los restaurantes Bodegas Campos o el Caballo Rojo. En el casco histórico, el visitante puede aprovisionarse de filigranas de plata y repujados de cuero en las calles Torrijos, Deanos, Romero o Callejón de las Flores.

ciudad real, 2 horas

La localidad manchega tiene entre sus principales atractivos los parques naturales de Cabañeros y las Tablas de Daimiel. Además, en el centro está la Catedral de Santa María del Prado, la Puerta de Toledo o las iglesias de Santiago o San Pedro. Para comer, es recomendable probar los platos de caza, así como sus quesos y vinos.

toledo, 3 horas

De momento, quien quiera visitar la ciudad a orillas del Tajo tendrá que hacer trasbordo en Madrid, aunque el trayecto completo no dura más de tres horas. Ambos billetes pueden adquirirse antes de salir de Málaga. Esta visita es la que más acerca al visitante a la historia de España porque la ciudad conserva sus mezquitas, sinagogas, iglesias y monasterios. De gran interés, sin duda, es el Museo de El Greco y la judería.

madrid, 2, 5 horas

Las posibilidades que ofrece la capital son infinitas. Conciertos, teatros, espectáculos, exposiciones, museos, restaurantes... De la Plaza de Oriente a la Plaza Mayor o el Palacio Real . Ahora, en período navideño, se imponen las compras. Desde las primeras firmas de moda, concentradas en el barrio de Salamanca, hasta los looks más alternativos en Hortaleza o Fuencarral.

segovia, 3 horas

Seis trenes conectan Madrid con esta monumental ciudad castellana desde las 8.00 a las 20.40. Segovia es mucho más que su acueducto romano y ahora se abre una posibilidad de oro para conocerla. Las rutas de los castillos o de los palacios, las visitas al alcázar, las iglesias románicas o la muralla. Destaca la Casa de los Picos y la Casa Museo de Antonio Machado. Ineludible, comer cochinillo asado.

valladolid, 3.45

Málaga y Valladolid pasan a estar conectadas por ferrocarril en menos de cuatro horas, todo un lujo frente a las ocho en coche. Cuenta la capital, conocida por su catedral, con alojamientos de gran interés, como el parador de Tordesillas o los hoteles balneario Villa de Olmedo y Palacio de las Salinas.

zaragoza, 3.45

Visitar Zaragoza merece la pena sólo por hacer una visita a la plaza del Pilar, donde se concentra la Basílica Mayor de El Pilar, con cuadros de Goya, y la Basílica Menor de la Seo, recién restaurada. En la misma plaza, el visitante puede asomarse a la antigua lonja, hoy espacio cultural y adentrarse en la ruta del tapeo. En la calles El Tubo y Don Jaime o la plaza de Santa Marta. Imprescindible probar los vinos de Somontano y Cariñena, así como el guiso de cardos y las borrajas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios