Operaciones en 'stand by'

  • Málaga no sólo es la provincia donde más se tarda para ser operado o para llegar a un especialista, sino también donde más intervenciones se dejan en el aire por criterios clínicos o a petición de los pacientes

Málaga no sale bien parada del análisis de sus listas de espera. Es la provincia andaluza donde más tarda una operación, donde más demora hay -junto con Sevilla- para acudir a un especialista y la segunda -después del territorio hispalense- en donde más hay que aguardar para una prueba diagnóstica. Pero incluso es, con diferencia, la que más intervenciones deja en el aire por criterios clínicos o a petición de los propios enfermos. Estas últimas son las llamadas operaciones transitoriamente no programables (TNP), intervenciones que se dejan en stand by bien por criterios clínicos (por ejemplo si el enfermo tiene fiebre y no puede ser operado) o porque así lo solicita el paciente (porque se case, haya fallecido un familiar, por razones laborales o de estudio).

Lo llamativo es que las operaciones transitoriamente no programables de Málaga (2.509) suponen el 40% de las de toda Andalucía (6.303) y que la provincia tiene más del doble de estas intervenciones que Sevilla (1.025), cuando la población de ambas es similar. Las operaciones en stand by de la sanidad malagueña suponen además la quinta parte (21%) del total de pacientes que esperan una intervención (11.787).

"Nos parece excesivo. O tenemos muchos guiris en lista de espera que aplazan su operación o puede haber una perversión de los decretos que fijan tiempos máximos de espera", apunta el responsable de Sanidad de UGT, Juan Miguel Contioso. Fuentes de la Administración explicaron que a veces son operaciones banales que el propio enfermo decide posponer por razones personales o que son aplazadas por los facultativos por criterios médicos.

Su homólogo de CCOO, Rafael Delgado, sospecha que una cifra tan elevada y con tanta diferencia de Sevilla, puede ser resultado de cierto "maquillaje" de las listas de espera: "Lo cierto es que en Málaga, comparada con Andalucía, se dispara en todo. En operaciones, en consultas externas, en pruebas y hasta en intervenciones no programables. Y eso se debe a la falta de infraestructuras sanitarias porque en 17 años -desde la apertura del Hospital Costa del Sol en 1993- la población ha crecido un 33% y los medios no se han incrementado en esa proporción".

Desde entonces sólo se ha abierto el centro hospitalario de alta resolución de Benalmádena y se han acometido otros proyectos que han supuesto la creación, en total, de un centenar de camas dentro de la sanidad pública. No obstante, la Consejería de Salud tiene proyectos en marcha que aportarán 900 camas en los próximos años.

Pero mientras, las listas de espera siguen castigando a Málaga más que a ninguna otra provincia de la comunidad. No obstante, hay que precisar que en todos los casos -operaciones, consultas y pruebas- se cumplen los topes de espera que se autofijó el Servicio Andaluz de Salud (SAS) para mantener a raya las listas de espera.

Según los datos del SAS colgados en su web, todos los centros malagueños cumplen los decretos que fijan los máximos de espera en 180 ó 120, según las operaciones; en 60 para la primera visita con un especialista y en 30 para una prueba diagnóstica. Por centros, el análisis refleja que los que más tardan para una intervención -aunque dentro de los plazos fijados- son el Carlos Haya (67) y el Clínico (63). Ambos, junto con el comarcal de la Axarquía (61) superan la demora media andaluza (57). Para la primera cita con un especialista, donde más hay que esperar -siempre respetando los decretos- es en el Carlos Haya y el Costa del Sol (53). Luego le sigue el Clínico, donde se tarda 49 días. Son los tres centros que superan la media autonómica. En cuanto a la tardanza para una prueba diagnóstica, la cifra mayor corresponde al Carlos Haya (25). El comarcal de Ronda, el Costa del Sol y el chare de Benalmádena se sitúan en la demora media de Andalucía (23 días).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios