Ordenan el ingreso en prisión del detenido por la muerte de una mujer en Fuengirola

  • El hombre declaró durante una hora y media en el Juzgado de Instrucción nº 2 de Fuengirola

Prisión preventiva para el detenido por su implicación en la muerte de la mujer que apareció el pasado lunes bajo el embovedado del Arroyo Real de Fuengirola. Ésta es la decisión que ayer tomó la responsable del Juzgado de Instrucción número 2 de la localidad tras tomar declaración al detenido durante hora y media. Poco antes de las 13:00 horas el sospechoso, que cuenta con unos 60 años y es vecino de Fuengirola, entró en los juzgados escoltado por agentes de la Policía Nacional. Al parecer, según indicaron fuentes cercanas, el detenido sostuvo la misma versión que dio a los investigadores del caso, a los que supuestamente confesó el crimen. Las mismas fuentes explicaron que el hombre podría haber mantenido una fuerte discusión con la fallecida, a la que le unía una relación de amistad. Finalmente, el hombre salió de los juzgados con la cabeza cubierta con una chaqueta y esposado con destino a prisión.

Los hechos sucedieron el pasado lunes, cuando un vecino, que paseaba por el entorno del Arroyo Real, encontró un cadáver envuelto en una manta. Tras realizar las pesquisas oportunas, el cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Málaga para practicarle la autopsia. Así se pudo determinar que la mujer habría fallecido por asfixia el pasado día 7, por lo que el cadáver ya se encontraba en descomposición. Los investigadores pudieron identificar a la víctima a través de una necrorreseña dactilar que se realizó el martes. Así descubrieron que se trataba de Elizabeth U. G. de 31 años, una mujer de origen almeriense que llevaba una década asentada en Málaga. Durante la investigación del crimen no se pudieron encontrar indicios de una agresión sexual, aunque la mujer contaba con algunos golpes en la cabeza que podrían haber sido ocasionados después del fallecimiento. Tampoco le habían sustraído sus pertenencias, un hecho que obligó a descartar la hipótesis del robo.

A partir de ese momento las pesquisas se centraron en el entorno de la víctima, por lo que finalmente el pasado miércoles fue detenido el hombre y trasladado a la Comisaría de la Policía Nacional de la localidad. Allí, supuestamente, confesó el crimen a los encargados del caso y en menos de 24 horas fue puesto a disposición judicial. También se llevó a cabo un registro de la casa del sospechoso donde se encontraron ropas con posibles restos biológicos que deberán ser analizados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios