"Las casas que prevé el PGOU deberían ser VPO para cubrir el déficit de Málaga"

  • Subraya la trascendencia de los espacios libres que se dibujan en la aglomeración y por mejorar las comunicaciones del Valle del Guadalhorce. Defiende la protección del suelo por encima de la ronda este

Manuel González Fustegueras es el responsable del contenido del Plan de Ordenación Territorial (POT) de Málaga y su área metropolitana, con el que la Junta de Andalucía pretende delimitar un crecimiento ordenado de este espacio. En su trabajo, apuesta por diversificar la economía de la aglomeración y por dar respuesta a la demanda de vivienda de miles de jóvenes.

-Málaga y su área metropolitana ya tienen su Plan de Ordenación Territorial (POT). ¿Qué elementos destacaría del documento?

-Los sistemas de articulación territorial, que además de recoger las iniciativas ya en marcha hace algunas propuestas de mejora de las comunicaciones, intentando hacer unas comunicaciones más igualitarias; los sistemas de transporte público; el sistemas de espacios libres, que es algo importante para toda el área metropolitana, y las áreas de oportunidad, con las que se intenta diversificar la economía de este espacio, y los sistemas de protección ambiental.

-¿La joya de la corona puede ser esa gran red de parques metropolitanos que se dibuja?

-Es una apuesta importante porque existe un compromiso desde lo público para construir un sistema de espacios libres que, ligado a las obligaciones legales que tienen los ordenamientos generales, va a revertir un poco la carencia general que hay en la aglomeración de espacios libres. Incluso se ha rebajado algo lo que estaba inicialmente previsto, con el fin de ajustar la actuación a las posibilidades económicas. La administración entiende que además de hacer carreteras se pueden hacer parques.

-Otro de los aspectos en los que hace hincapié es en el abastecimiento de agua. De hecho, se contemplan intervenciones que sumadas a los recursos actuales permitiría un crecimiento máximo de población en este espacio de unos 400.000 habitantes en el horizonte de una década. ¿Es un panorama razonable?

-Incluso creo que en relación a los índices de crecimiento de los últimos años estamos del lado de la seguridad. Pero destacaría en cuanto a la política hidrológica la apuesta por el vertido cero, con la reutilización de las aguas residuales mediante una red propia que lo permita, y recoger las iniciativas que desde la nueva política del agua se están haciendo. Se plantean dos desaladoras en la conurbación.

-En la Costa del Sol occidental, donde el documento de la Junta llegó cuando ya estaba colmatado buena parte del territorio. ¿En el caso del área metropolitana de Málaga se llega a tiempo?

-Creo que son realidades distintas. Porque en la propia área metropolitana hay áreas distintas. Si un plan de este tipo hubiese llegado diez años antes evidentemente algunas cosas que todos estaremos de acuerdo no están bien, como la invasión de los cauces que tantos disgustos ha dado en la aglomeración, se hubiese podido evitar. Pero nunca es tarde si la dicha es buena.

-¿Cuáles son los principales déficits que usted ha encontrado en esta zona? ¿Y sus potencialidades?

-Hay un tema que nos ha preocupado mucho en este tiempo, que es la pérdida de peso en al aglomeración de las actividades relacionadas con la industria. Sólo se bascula en torno al turismo, dejando de lado estas otras actividades económicas más clásicas, Por eso se hace un gran esfuerzo por las áreas de actividades económicas. A eso se suma el déficits en las comunicaciones intramunicipales, sin necesidad de que pasen por el núcleo general de la aglomeración, algo que ha generado tensiones a la propia capital. Y en tercer lugar hay que destacar la valoración que se hace del Valle del Guadalhorce como eje central del crecimiento del área metropolitana y que en la planificación era una zona un tanto olvidada.

-A excepción de Alhaurín de la Torre y Torremolinos, la mayoría de los municipios del área ha dado el visto bueno al documento. ¿Le sorprendió?

-El largo proceso de reacción ha implicado mucho diálogo con los municipios, explicar propuestasý No me sorprende el apoyo mayoritario, porque creo que se trata de un plan de mucho consenso.

-¿Qué tiene que decir a aquellos que insisten en el perjuicio que ha supuesto el POT para la tramitación de sus planes generales?

-Es más bien una excusa para intentar justificar sus propios retrasos en la redacción de los planes generales. Puede tener más razón en las demoras los cambios continuados incluidos en la legislación que la tramitación del POT de Málaga.

-Uno de los que ha usado este argumento ha sido el Ayuntamiento de Málaga, que anuncia que alegará al POT en relación al Puerto Seco, la construcción sobre la ronda este y las reservas de VPO al sur de Campanillas. ¿Qué tiene que decir?

-Diría que si nos creemos el potencial económico del Puerto de Málaga y planteamos la necesidad de no ocupar más frente litoral hay que resolver la necesidad en un espacio bien ligado a todas las comunicaciones. En cuanto a la vivienda protegida, los déficits en Málaga son muy importantes y es un criterio general que el uso mayoritario de las áreas de oportunidad de uso residencial deben ser de VPO, no sólo en el área metropolitana de Málaga sino a nivel general. Y en cuanto al salto de la ronda este, creo que es un debate antiguo y los propios crecimientos que propone el PGOU son anecdóticos y no suponen una decisión estructural. Tiene mucho más sentido la protección que la ocupación.

-¿Le sorprende la insistencia del Ayuntamiento en los temas de VPO?

-Sí. Pero no sé si al final la oposición es al número o a la vivienda protegida. Algo que no se entiende porque las viviendas desarrolladas ya en el PGOU vigente, que son unas 30.000, no llevan incluida ninguna reserva para VPO. Equilibrio hay y también déficit. En un análisis real todas las viviendas de nueva construcción que se plantean ahora en la revisión del PGOU, que son unas 40.000, deberían ser protegidas para cubrir los déficits de la capital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios