El PP-A anuncia que celebrará en Melilla su próxima ejecutiva regional

  • Arenas, al grito de "torero, torero", defiende la fiesta nacional como seña de identidad de Andalucía

Cuando aún resuenan los ecos de la polvareda política levantada por la reciente visita a Melilla del presidente del PP nacional, Mariano Rajoy, que provocó el envío de una carta incluso de Marruecos mostrando su malestar ante la misma, el máximo dirigente popular en Andalucía, Javier Arenas, anunció ayer en el mitin de Antequera su intención de celebrar la próxima ejecutiva regional de la formación en la ciudad española del norte de África. Arenas, que incluso aplaudió el gesto de Rajoy, fue claro al explicar las razones de esta decisión: "Porque somos andaluces sin complejos, porque somos españoles sin complejos".

Si bien admitió la importancia de mantener buenas relaciones con el reino alauita, destacó la necesidad de "estar minuto a minuto con nuestros hermanos españoles de Ceuta y Melilla". "Queremos que Andalucía sea la primera de España y que España sea la primera de Europa con Ceuta y con Melilla", apostilló. No quiso perder la ocasión para, aprovechando tan señalada localización, una plaza de toros, aludir a los movimientos que demandan la prohibición de la misma en Andalucía. Frente a esas voces, que dijo pertenecen a una "minoría radical", Arenas defendió su mantenimiento. "En Andalucía los toros significan identidad, historia, cultura, riqueza y empleo", manifestó el presidente del PP-A, que fue coreado por el respetable al son de "Torero, torero...".

Asimismo, exigió a la Junta de Andalucía que abone su deuda con el Gobierno central, originada por el desfase en las previsiones de ingresos, en solares, tal y como el Ejecutivo central pagó la deuda histórica a Andalucía. "Que le digamos a Zapatero que nos mandó solares y que ahora nosotros le devolvemos solares por la dignidad de Andalucía", sentenció.

Arenas acusó al PSOE, además, de propiciar el "discurso de la mentira", al negar la crisis económica e incumplir promesas como la de las plazas de guardería que se iban a construir, la subida de los impuestos o las ayudas a la construcción de viviendas de protección oficial. Un discurso, predijo, que "irá a la oposición por mucho tiempo". Como alternativa a José Antonio Griñán como máximo mandatario andaluz, Arenas anunció que en la primera sesión del que sería nuevo Consejo de Gobierno andaluz suprimirá el 50% de los altos cargos de la administración, para posteriormente acometer planes de empleo para jóvenes y autónomos, la supresión del impuesto de sucesiones y sendas reformas en la administración y la educación. "Los profesores no pueden ser Pepe, sino Don José; hace falta disciplina en los colegios", añadió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios