El PP pide frenar la nueva ley urbanística por ir contra los ayuntamientos

El PP pidió ayer a la Junta que paralice la tramitación de la nueva norma urbanística, la Ley de Urbanismo Sostenible de Andalucía (LUSA), porque "supone una injerencia al socavar la autonomía municipal y cargar de responsabilidades a los ayuntamientos sin dar medios materiales ni humanos". La secretaria general del PP de Málaga y parlamentaria andaluza, Patricia Navarro, dijo ayer que esta nueva ley, que está en fase de anteproyecto, ha sido elaborada "de espalda a los ayuntamientos".

A su juicio, supone "una enorme pérdida de oportunidades para solucionar los problemas históricos con el urbanismo" en la región, como las 300.000 viviendas en situación irregular que hay en la comunidad. Ante esta circunstancia, los populares han solicitaron la paralización urgente del procedimiento normativo también porque no supone la agilización en la tramitación de los planeamientos urbanísticos, que actualmente tardan en aprobarse una media de entre ocho y diez años.

En concreto, la LUSA plantea la sustitución del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), por dos nuevas herramientas de planeamientos urbanísticos supeditadas a la aprobación del Gobierno andaluz, "por lo que ahora que habrá dos planeamientos, difícilmente se acortarán los plazos de aprobación", ha indicado. La nueva normativa establece un plan general de ordenación estratégica, a medio y largo plazo, que dependerá del Gobierno andaluz; y un plan municipal de ordenación urbana, que sólo estará referido al suelo urbano consolidado y que, sin bien debe ser aprobado por cada ayuntamiento, estará supeditado al primer plan. "Es la pescadilla que se muerde la cola y, en vez de simplificar, la Junta opta por dos planeamientos en vez de uno", criticó. Así, un ayuntamiento "tendrá sólo control sobre el suelo urbano consolidado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios