El PTA será sede de un centro andaluz de investigación en nanomedicina

  • La obra del edificio comenzará en tres meses y estará acabada a finales de 2009 · Bionand, como se llama el proyecto, supondrá una inversión de 12 millones, generará 150 empleos y abrirá en marzo de 2010

Crear fármacos inteligentes que sólo combatan las enfermedades sin provocar efectos secundarios, métodos de diagnóstico tan certeros que detecten el cáncer cuando aparezca la primera célula maligna o diseñar sensores microscópicos que hagan una monitorización permanente de los niveles de azúcar de un paciente o de su tensión. Suena a ciencia ficción, pero ese será el objetivo de un centro de investigación que se abrirá en el PTA en marzo de 2010.

El proyecto supondrá la inversión de 12 millones de euros y dará empleo a 150 trabajadores de los cuales la mayoría serán investigadores. En la iniciativa se han embarcado la Consejería de Salud, la de Innovación, la Universidad de Málaga y la Fundación Imabis. El edificio comenzará a construirse dentro de tres meses y estará acabado a finales de 2009.

Bionand, como se denomina el proyecto, será el Centro Andaluz de Nanomedicina y Biotecnología. La consejera de Salud, María Jesús Montero, presentó ayer la iniciativa y tras resaltar la "apuesta valiente" de la Junta por la investigación acotó: "Todo esto parece ciencia ficción, pero tiene un campo infinito de posibilidades". La nanomedicina es aquella que utiliza dispositivos diminutos, sea para diagnóstico o tratamiento. En Estados Unidos existen experiencias exitosas con animales.

Ayer, durante la presentación del centro, se anunció que ya hay una partida de dos millones de euros librada para el proyecto. Desde la Consejería de Innovación se resaltó la "decisión política" del Gobierno andaluz de apostar por el conocimiento y el hecho de que una comunidad autónoma que hasta hace unos años luchaba contra el analfabetismo ahora tiene unos 20.000 investigadores.

Según los datos técnicos avanzados ayer por la consejera, el centro tendrá 5.000 metros cuadrados, cuatro plantas y 12 laboratorios. Los techos del edificio se elevarán hasta los 4,5 metros para poder albergar el equipamiento de investigación necesario. De forma provisional para que la iniciativa pueda echar a andar, la Universidad cederá 100 metros cuadrados del edificio de Bioinnovación en el PTA.

El Bionand tendrá tres áreas de investigación: el nanodiagnóstico que consiste en la construcción de dispositivos que no se aprecian a simple vista y sirven para diagnosticar patologías o alteraciones en el organismo; la nanofarmacia que se refiere a la creación de fármacos inteligentes capaces se liberarse exactamente en la parte del cuerpo afectada por una enfermedad sin afectar aquellas que están sanas y la ingeniería tisular que fabrica nanoestructuras [especie de moldes microscópicos] sobre los que luego se implanta material biológico para reparar tejidos dañados. Para Montero, todas estas líneas abren a la investigación "fascinantes posibilidades de futuro para el diagnóstico y el tratamiento" de patologías muy frecuentes como el cáncer, la diabetes o la hipertensión.

Málaga cuenta en la actualidad con una decena de proyectos sobre medicina regenerativa en los que participan unos 300 investigadores. Las áreas más punteras son, entre otras, las de Oncología, Cardiología, Endocrinología y Neurociencias. Además, los proyectos que están en marcha se han incrementado un 40 por ciento en relación a 2006. Este impulso investigador ha hecho que se potencien las estructuras edilicias para dar cobertura a los investigadores. El Clínico inauguró hace unas semanas su laboratorio y en el nuevo hospital que se construirá en el Civil habrá 4.000 metros cuadrados dedicados a investigación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios