Una empresa del PTA trabaja en un proyecto de la UE para reciclar las aguas residuales

  • El sistema, con un tratamiento microbiológico, es idóneo para lugares sin alcantarillado

Un consorcio de empresas financiado por la Comisión Europea trabaja en el diseño de un sistema de saneamiento compacto que convierta los residuos en recursos, con el propósito de instalarlo en las explotaciones turísticas de lugares remotos que no cuentan con una red de alcantarillado. Tras un tratamiento adecuado, las aguas fecales se pueden transformar en abono fertilizante y las aguas grises -empleadas en la limpieza y otras tareas- pueden tratarse con un filtro que permite que se puedan reutilizar para distintas tareas domésticas.

Así lo explicó a Efe Rafael Casielles, el gestor de proyectos de Bioazul, compañía ubicada en el PTA de Málaga, que asume funciones de gestión y aporta conocimiento en tecnología de membranas para depuración de aguas. El sistema está compuesto por un sanitario de vacío, que funciona mediante una bomba de succión que genera una corriente de aire, responsable del transporte de los residuos hacia un compartimento donde se produce una reacción de descomposición en la que mueren los patógenos transmisores de enfermedades.

Luego, el efluente se dirige a otro apartado en el que se deshidrata mediante un proceso de evapotranspiración, dando lugar al 'humus' o fertilizante, que puede ser empleado para abonar los terrenos dedicados a la agricultura. Uno de los principales objetivos es "no producir ningún tipo de contaminante ni de residuo", por lo que se ha prescindido de productos químicos para depurar las aguas fecales a favor de un tratamiento microbiológico.

Las firmas comprometidas en el desarrollo del sistema SANBOX fabrican las piezas con las que construirán tres prototipos que instalarán en Noruega, los Alpes suizos y Eslovenia a finales de abril.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios