Padres del colegio Altabaca exigen que se garantice la seguridad

  • El Ayuntamiento asegura que Educación suministra luz a las aulas prefabricadas a través de una conexión ilegal y que ha conectado las aguas fecales a la red pluvial

Padres de alumnos del colegio Altabaca de la capital acudieron ayer a la Delegación de Educación para exigir que se les garantice la seguridad del medio centenar de niños de 3 años que reciben clase en aulas prefabricadas. Estos módulos se vieron afectados el pasado martes por las fuertes lluvias que se registraron hacia las 11.30 de la mañana al registrarse filtraciones de agua que obligaron al profesorado a desalojar las clases.

Una docena de padres pidieron soluciones definitivas, puesto que los módulos, que se instalaron al comienzo del curso escolar, ya han sufrido filtraciones de agua dos veces a través de la techumbre, zona donde también se encuentra la instalación eléctrica.

Educación atribuyó la responsabilidad de lo ocurrido al Ayuntamiento de Málaga al que culpó de haber hecho un mantenimiento deficiente de las instalaciones. El concejal de Cultura y Educación, Miguel Briones, rechazó ayer estas acusaciones al recordar que el propio ente Infraestructuras y Servicios Educativos, dependiente de la Junta, admitió ayer durante una reunión con los padres y dirección del colegio que las aulas prefabricadas no disponen de suficientes desagües para evacuar el agua de la lluvia. "Ahora se están planteando instalar cuatro canaletas más. Por tanto, nada tiene que ver lo ocurrido con el mantenimiento".

Briones, además, aseguró que estos módulos presentan graves deficiencias de seguridad porque, en primer lugar, tienen suministro eléctrico a través de una conexión ilegal a un contador y, en segundo lugar, la salida de las aguas fecales del cuarto de baño está conectada a la red pluvial y no a la de saneamiento. Esta circunstancia provoca que las aguas residuales bocen cada vez que llueve con intensidad, según el concejal.

Ambas deficiencias, de acuerdo con la versión del edil, habían sido comunicadas reiteradamente a los técnicos de Educación.

"En estas circunstancias, yo no puedo responder por lo que pueda ocurrir allí", aclaró el concejal de Cultura, quien recordó que "el Ayuntamiento ha dispuesto suelo suficiente para la construcción de equipamientos educativos y desde hace año y medio esperamos que se ejecute la ampliación del centro".

Por su parte, Educación ha insistido en que los módulos prefabricados han sido una solución provisional mientras se amplía el centro, cuyas obras se licitarán en unos días.

Finalmente, la directora del centro ha precisado que confía en que después de las vacaciones de semana blanca se puedan reanudar las clases en las aulas prefabricadas. Durante estos días sin actividad escolar espera que los técnicos puedan ejecutar las medidas oportunas "para que no se vuelvan a repetir problemas de este tipo, que no han sido inundaciones, sino filtraciones y humedades".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios