La Palmilla rechaza al presunto pederasta de Mangas Verdes

  • La madre de una niña de la que supuestamente abusó quiere "evitar otros casos"

Los vecinos de La Palmilla no han recibido de buen grado la noticia de que el presunto pederasta de Mangas Verdes se haya mudado a su barriada, tras salir de prisión de forma preventiva.

La voz de alarma la dieron las madres que lo denunciaron en Mangas Verdes por supuestos abusos a sus hijas. Apenas un día después de sus alertas, el barrio amaneció con algunas pintadas lapidarias.

Una de las vecinas de La Palmilla consultadas ayer explicaba indignada: "Aquí hay un colegio al lado y nuestros hijos van y vienen solos; ¿Qué quieren otro caso Mari Luz?". Otra mujer se quejaba indignada de que "los niños ya no podrán bajar a jugar a la calle en una barriada donde eso es lo más normal".

Las madres de las niñas presuntamente agredidas se quejan de que el acusado haya podido salir de la cárcel de forma provisional. "Son dos los acusados y los dos están en la calle; el mismo día nos enteramos de que habían salido de la cárcel con el pago de una fianza y que estaban viviendo en La Palmilla", decía ayer la madre de una niña de seis años presuntamente agredida por el acusado.

En total, son siete las denuncias presentadas contra el presunto pederasta que tampoco ha encontrado la paz en La Palmilla hasta que se señale el juicio que decidirá si es culpable de los cargos que se le imputan.

Los vecinos de Mangas Verdes preparan la convocatoria de una manifestación en la barriada para protestar por la puesta en libertad provisional del acusado. "Sólo queremos que una cosa así no se vuelva a repetir", indica una de las madres, que reconoce que el juez "le ha impuesto una orden de alejamiento de 200 metros".

El pasado mes de julio, los vecinos de Mangas Verdes asaltaron la vivienda del ahora acusado después de que una vecina asegurara que lo había sorprendido en actitud "sospechosa" con una menor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios