"Papá, quiero crear videojuegos"

Ni Derecho, ni Medicina ni ingenierías. Las carreras universitarias tradicionalmente más demandadas por los jóvenes están dando paso a otras más novedosas y adaptadas a los actuales tiempos en los que tanto la crisis económica como la implantación de las nuevas tecnologías empiezan a marcar tendencia. La creación de videojuegos, la especialización en el mercado bursátil o la investigación de crímenes, hasta ahora sin apenas hueco en los planes académicos de las universidades, empiezan a ganar adeptos y a escalar puestos en el mercado laboral como posibles salidas profesionales del futuro.

Las pocas expectativas que genera el panorama laboral español para los jóvenes están cambiando los cánones a la hora de elegir una carrera como quedó patente ayer en el Salón de Orientación Universitaria (Unitour), que se celebró en Málaga y al que acudieron unos 800 alumnos de Bachillerato para asesorarse antes de tomar la decisión sobre qué camino seguir cuando salgan del instituto.

Y para sorpresa de muchos las posibilidades que ofrece el mundo de los videojuegos fue una de las más demandadas por los futuros universitarios. Desde 2010 el único sitio en España donde se puede cursar esta carrera es en el campus especializado en el sector del ocio digital, DigiPen, ubicado en Bilbao. Su director ejecutivo, Ignacio Otalora, explicó que el perfil de los jóvenes que demanda estos estudios no es sólo el de un apasionado de los videojuegos, sino también "de la tecnología y el arte porque lo que hacemos tiene muchas más aplicaciones".

Las salidas profesionales de este sector son cada vez mayores porque "no hay mucha gente preparada en España y nuestro objetivo es aumentar la producción nacional porque sólo producimos un 1% de los videojuegos que consumimos".

Pero en la búsqueda del trabajo idóneo de cara a los tiempos que corren son también cada vez más los jóvenes que se interesan por los estudios relacionados con el mundo empresarial, financiero y bursátil. Álvaro Rico, coordinador académico del Instituto de Estudios Bursátiles, aseguró que tiene mucho que ver el hecho de que los jóvenes "están continuamente escuchando y leyendo titulares en los medios de comunicación sobre la situación económica mundial y eso hace que aumente el interés".

La crisis está destruyendo muchos empleos, pero a la vez está creando nuevas oportunidades laborales en el campo de los servicios centrales de la banca y "está permitiendo que surjan nuevos puestos que antes no existían como el especialista en riesgo de mercados", señaló.

Los estudios de criminología poco tienen que ver con la crisis actual, pero sin embargo la demanda en este caso también ha ido al alza en los últimos años. La masiva presencia de las series televisivas sobre policías y crímenes ha hecho que surja un inusitado interés por cursar este tipo de estudios debido, según explicó María Dulce España, de la Universidad Católica de San Antonio de Murcia, a que "se ha idealizado demasiado la profesión y todo el mundo quiere hoy en día un buen trabajo y un buen sueldo como el de un policía".

Los que tienen mayores posibilidades económicas optan por irse al extranjero a estudiar una carrera y así de paso aprender un idioma que les abra más posibilidades a la hora de hacerse un hueco en el difícil mercado laboral, según la directora de Unitour, Rocío Argudo. Pero pese a todo, los jóvenes todavía se siguen dejando llevar más por la vocación que por la salida profesional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios