El Parque revive los viejos tiempos de Los Paragüitas

  • Abren un café cerca de la zona donde estuvo desde los años 40 el conocido local · El Ayuntamiento instala otros dos establecimientos en el espacio botánico

Comentarios 2

El Parque de Málaga, cuya cara fue remozada hace poco más de un año, acaba de recobrar parte de su esencia, esa que no tiene que ver con lo vegetal o urbanístico, sino con lo espiritual, con lo que supone el recuerdo para un lugar tan emblemático como éste. Desde ayer, el espacio botánico urbano por antonomasia de la capital de la Costa del Sol está completo. Y para ello no ha hecho falta más que devolverle ese toque de nostalgia que para muchos era la cafetería Los Paragüitas, un pequeño bar que, arropado por los árboles, daba refresco a los viandantes desde los años 40 y que cerró con el inicio de la rehabilitación de este espacio.

Aunque en el transcurrir de los años, el nombre del local se ha transformado y ha pasado a llamarse café-bar El Parque, su localización está ahora más próxima al Hotel Málaga Palacio que al Palacio de la Aduana y los azulejos que caracterizaban su fachada han sido suplantados por la madera y el acero. Pero más allá de las variaciones, el local, inaugurado ayer, con la presencia, entre otros, del alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, trata de ser fiel a la filosofía de Los Paragüitas.

El responsable del establecimiento, Javier Pérez, se ha hecho con la concesión de este local hasta 2011, lo que le va a suponer el pago de un canon anual que ronda los 4.500 euros. "La idea es hacer algo que sea común para todos pero al mismo tiempo diferente", dice Javier, un empresario que a lo largo de su tarea profesional ha sido de todo menos restaurador. Su intención es que la gente se acerque a disfrutar del nuevo parque y pueda completar un paseo por la zona con un café, un buen desayuno en la mañana o un tapeo a mediodía. Incluso, anuncia que el establecimiento se mantendrá abierto por la noche, para aquellos que quieran tomar una copa. "Hay que aprovechar que ahora mismo todo el mundo cuida el parque, porque está recién remodelado", comenta. Aunque incluso antes de que abra sus puertas, las paredes del quiosco ya han sido objeto de las primeras pintadas.

Este café no es el único del que podrán disfrutar los malagueños que cada día pasean por esta parte de la ciudad, puesto que en este enclave vegetal serán recuperados también los otros dos establecimientos que en el pasado había, el situado junto al antiguo estanque de los patos y el conocido como Platero, al lado de la estatua del famoso asno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios