Personal del Regional y el Clínico pide que se revise el plan de prevención de agresiones

  • El Comité de Seguridad y Salud plantea, tras el aumento de casos, que se actualice, se mejore y se cumpla el protocolo

Interior de un centro sanitario en una imagen de archivo. Interior de un centro sanitario en una imagen de archivo.

Interior de un centro sanitario en una imagen de archivo. / M. H.

Las agresiones en los centros sanitarios se incrementaron en 2017 tanto en Málaga como en Andalucía. Frente a esta realidad, hay que tomar medidas. Al menos así lo creen los trabajadores. Ayer, el Comité de Seguridad y Salud de los hospitales Regional y Clínico planteó la necesidad de que se revise el plan autonómico, que data de 2005. En síntesis, este órgano demanda que se actualice, se mejore y se cumpla. "El plan está obsoleto, pero además no sirven las medidas si se quedan en el papel y no se llevan a cabo", argumentó el responsable de Sanidad de UGT y delegado de prevención laboral, Vicente Sandoval. Y añadió: "Está claro que el plan no ha sido eficaz porque las agresiones van en aumento".

El representante de UGT explicó que aunque en cumplimiento de ese plan se han creado segundas puertas en muchas consultas para que los profesionales puedan escapar en caso de ser agredidos y que también se han instalado numerosos timbres antipánico, estas medidas "no se han llevado a cabo en todos los sitios". Sandoval estimó que "hay áreas de mejora porque muchas cosas no se han ejecutado o sólo se han hecho parcialmente". Además, apuntó que el plan debe actualizarse para recoger, por ejemplo, los cambios del Código Penal que endurece las penas al tipificar estas agresiones como un delito de atentado a una autoridad. Aunque de hecho ya jueces y fiscales están haciendo esa interpretación, falta aún una actualización del plan autonómico en ese sentido. Sandoval apuntó que también debe incorporarse a ese documento la figura -de reciente creación- del interlocutor provincial de la Policía Nacional y la Guardia Civil para estos casos.

Además de pedir "más apoyo de la Administración" ante estas situaciones, Sandoval indicó que deben impulsarse medidas para evitar la "infradeclaración" a fin de que queden registrados todos los ataques físicos y verbales que se produzcan. Matizó que también debe afinarse el registro para que no entren en el mismo saco la agresión de una persona "que llega con ganas de bronca" que la de un enfermo psiquiátrico que no es punible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios