Patrimonio La estatua del genio malagueño, víctima de un ataque

Ni Picasso resiste al vandalismo

  • La escultura del pintor malagueño apareció hace unas semanas sin el lápiz que sujetaba en una de sus manos y con los dedos rotos · La 'agresión' se suma a la lista de obras dañadas en los últimos meses

Comentarios 13

Picasso, el genio malagueño, el icono de la ciudad, se había salvado hasta ahora de los actos vandálicos y su estatua se mantenía en perfectas condiciones desde su inauguración hace ahora poco más de dos años. Santos, toreros, poetas y políticos, las esculturas dedicadas a personajes famosos han sido objeto de múltiples ataques y ahora es el pintor el que se ha visto envuelto en uno de estos actos.

La escultura de bronce representa a Pablo Picasso sentado en uno de los bancos de la Plaza de la Merced, junto a su Casa Natal, vestido con una camisa y un pantalón y calzado con sandalias, sosteniendo en sus manos un cuaderno y un lápiz. Sin embargo, hace unas semanas esta imagen se ha visto modificada y el lápiz que sujetaba con una de las manos ha desaparecido y los dedos han sido dañados en un nuevo acto vandálico que se suma a los sufridos por otras estatuas de la capital en los últimos meses.

La obra, realizada por Francisco López Hernández, ha estado envuelta en la polémica desde finales del año pasado, cuando un niño se hizo una herida con el lápiz, mientras jugaba por los alrededores de la estatua. Como consecuencia del accidente, el pequeño necesitó atención médica por una herida profunda en la cabeza para la que necesitó al menos siete puntos de sutura.

A pesar de este suceso, la escultura de Picasso se ha mantenido en las mismas condiciones, hasta que hace unas semanas el lápiz y parte de los dedos que lo sujetaban desaparecieran, sin que se haya identificado al autor de este acto vandálico. Sin embargo, una de las hipótesis que barajan fuentes municipales consultadas apunta a un posible "ajuste de cuentas con la estatua" por parte de algún familiar del niño herido, ya que el "problema no se solucionó" a pesar de la petición de la familia.

En el último mes éste no ha sido el único acto vandálico cometido contra una obra de este tipo. En las primeras semanas de enero, el busto de bronce del poeta Alfonso Canales, que se encuentra en la Avenida Manuel Agustín Heredia, desapareció. Pocas horas después, la Policía Local lo localizó en la zona de El Torcal, en la Carretera de Cádiz, sin daños importantes. Dado el poco tiempo que transcurrió entre la sustracción y la posterior localización y las condiciones en las que se encontró el busto, se baraja la posibilidad de que fuera una apuesta entre adolescentes. La escultura de Alfonso Canales ya ha sido devuelta a su pedestal.

La estatua dedicada al fundador de la orden salesiana, San Juan Bosco, también fue la semana pasada víctima de un acto similar. Uno de los niños que acompañan a la escultura del santo amaneció en el suelo de la rotonda de Fuente Olletas, donde el conjunto escultórico se encuentra expuesto. Al estar fabricada con bronce y dadas sus dimensiones, su peso hace complicado cargar con ella, por lo que la arrancaron de la base en la que se apoyaba y la abandonaron en la misma rotonda. Tras permanecer unos días en el almacén de Patrimonio del Ayuntamiento se ha vuelto a colocar en su sitio, junto a la escultura de San Juan Bosco, en una base de mármol de mejor calidad, para evitar otros posibles ataques similares.

Si nos remontamos al verano pasado, la estatua dedicada al maestro Antonio Ordóñez en los aledaños del coso de La Malagueta, fue víctima en los días anteriores a la Feria de unas pintadas, sin contar que ya llevaba años mutilada sin el estoque que alguien le usurpó. Su rostro, que inmortaliza el triunfo tras una faena, estaba cubierto de pintura de color rosa, al igual que su taleguilla y la placa que hace alusión a su figura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios