Piden que el 'botellón' vuelva al Paseo de los Curas los jueves noche

  • Vecinos y hosteleros achacan su expansión a los cambios realizados, que ahorrarán más de 400.000 euros anuales

La expansión del botellón preocupa a los vecinos y hosteleros del centro, que achacan este fenómeno al cese de esta práctica en el Paseo de los Curas en las noches de los jueves. Desde el mes de agosto, el Ayuntamiento, por motivos económicos, sólo habilita el dispositivo del botellón los viernes, sábados y vísperas de festivos. Se barajan distintas hipótesis, pero con el inicio del curso universitario, esta práctica se ha extendido por distintos rincones del centro histórico, casi dos años después de su traslado al Paseo de los Curas.

"Si un ciudadano llega un jueves a la Plaza Mitjana con su botellón y nadie le dice nada, regresará el viernes y el sábado", explica Dolores Acosta, presidenta de la asociación de vecinos Centro Antiguo, que asegura haber recibido "numerosas quejas" por el botellón desde el inicio del curso universitario. Rafael Prado, presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería (Ahema), se pronuncia en los mismos términos y asegura que redactarán un escrito y solicitarán una reunión con los responsables municipales. Los vecinos se muestran más cautos y esperarán para ver si remite el botellón por sí solo o con las sanciones, que ya suman 250.

Con el cierre del Paseo de los Curas en la noche de los jueves, el Ayuntamiento pretende ahorrarse unos 400.000 euros anuales, dado que los jueves suponen el 25% de los botellones del año, actividad que significa una inversión superior al millón y medio de euros para las arcas municipales. Según Mario Cortés, director del área de Juventud del Ayuntamiento, además de los motivos económicos, el volumen de personas en el botellódromo oficial había remitido considerablemente en las últimas fechas. Habla de una media que oscila entre las 200 y 500 personas.

Pero estas personas siguen saliendo de copas, aunque el Paseo de los Curas cierre, según vecinos y hosteleros. Ambos colectivos coinciden a señalar los alrededores de la Plaza Mitjana como la principal área damnificada, pese a que se han detectado botellones en otras áreas del centro. La citada vía tiene la peculiaridad de que varios establecimientos cuentan con licencia de terraza, lo que habilita al consumo de alcohol en la vía pública. Por ello, los hosteleros temen que puedan pagar "justos por pecadores", como dice Juan Rambla, portavoz de los bares de música de Ahema. Pero con la ley antibotellón en la mano, todo el mundo puede beber en una terraza, da igual de donde proceda el alcohol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios