Piden cárcel para un conductor temerario y reincidente que circulaba drogado

  • Cumplía una condena de 18 meses sin conducir por otro delito contra el tráfico

Comentarios 0

La Fiscalía reclama dos años de cárcel y 18 meses de multa, a 18 euros diarios (9.720 euros) por un delito contra la seguridad del tráfico y quebrantamiento de condena a un joven que el día 1 de noviembre del año pasado colisionó contra varios vehículos y, finalmente, se estrelló contra la fachada del servicio de urgencias del Hospital Carlos Haya.

Los hechos ocurrieron a las ocho de la mañana, cuando el acusado, Cristóbal Santiago, circulaba por la barriada de Portada Alta con un automóvil, marca Peugeot 205, propiedad de su madre. El joven, según la acusación del fiscal, se encontraba con sus facultades "psicofísicas notablemente disminuidas" tras haber consumido cocaína.

Primero embistió en varias ocasiones por detrás al vehículo que conducía una mujer, contra el que volvió a colisionar cuando la conductora ya había parado y se disponía a bajar del coche, viéndose obligada a "cerrar apresuradamente la puerta para evitar ser atropellada", mientras el Peugeot 205 chocaba contra varios coches estacionados y se subía a la acera poniendo en riesgo a un grupo de jóvenes que se encontraba allí.

Sin embargo, no paró. Es más, continuó circulando a gran velocidad hasta la Avenida Carlos Haya donde se saltó una señal de stop, chocando contra otro coche y, seguidamente, irrumpió en el túnel de urgencias de Carlos Haya, donde obligó a apartarse de forma apresurada a varias personas que se encontraban en la puerta y, finalmente se empotró contra la fachada del servicio de urgencias del hospital.

El joven se encontraba en ese momento cumpliendo una condena de 20 meses de privación del derecho a conducir, impuesta por hechos similares en julio de 2005.

más noticias de MÁLAGA Ir a la sección Málaga »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios