Málaga

Playas que incitan al peligro

  • Los restos del espigón de la antigua central térmica de Málaga, en la playa de La Misericordia, son frecuentados a diario por jóvenes que usan la infraestructura como trampolín para saltar al mar

Comentarios 4

Ni los largos ratos al sol que invitan a zambullirse en el agua, ni los paseos por la orilla de la playa, ni tomarse un refresco en el chiringuito parece ser suficiente para los jóvenes, y no tan jóvenes, que cada día acuden a las abandonadas infraestructuras de la antigua central térmica, en la playa de La Misericordia de Málaga capital. A diario un nutrido grupo de bañistas acude a este lugar para usar estas ruinas arquitectónicas a modo de trampolín hacia el mar.

Sin nadie que les advierta del peligro al que se exponen al usar estas instalaciones, los más intrépidos compiten por hacer la pirueta más vistosa antes de caer al agua y no pierden ni un segundo en volver a subir a la plataforma para repetir el salto.

El grupo municipal de Izquierda Unida se ha percatado de esta situación gracias a las quejas por parte  de algunos vecinos que han denunciado las deficiencias en la zona. Ante este hecho, el portavoz de IU, Pedro Moreno Brenes, llevó  al último Pleno del Ayuntamiento una moción para exigir soluciones que "permitan situar las playas de nuestro término municipal entre las de mayor calidad del litoral andaluz y malagueño". Finalmente, esta petición fue aprobada por unanimidad.

En concreto, la moción se centraba en el citado espigón de La Térmica, por el riesgo que supone para los usuarios, debido a los numerosos hierros oxidados que se hayan en la zona y la plataforma del final, que no cuenta con ninguna medida de seguridad. Esto, según Izquierda Unida, constituye un "motivo más que sobrado para entender el porqué de la pérdida del distintivo de calidad del que gozaba dicha playa durante 2009, y que no ha sido renovado", por lo que la capital malagueña ha perdido la única bandera azul de la que gozaba.

La moción presentada en Pleno sirvió también para pedir que se mejore el espacio medioambiental de la playa de La Misericordia, donde cotidianamente se produce una gran aglomeración de personas. Se solicitó un mayor compromiso por parte del equipo de gobierno y "una intervención decidida de las demás administraciones implicadas para poder alcanzar este objetivo". La solución sería reforzar los servicios que se prestan en las playas, "avanzando en el acondicionamiento de las mismas, sin comprometer su sostenibilidad y mejorando la calidad de la arena y de las aguas en las zonas de baño".

En cuanto a los servicios que se prestan, se solicitó reforzar aquellos que tienen que ver con la vigilancia y la seguridad, "apoyando la labor que realizan los vigilantes de la playa, aumentando la seguridad pública con una mayor presencia de la Policía Local, y más aún, asegurando que se presta un servicio adecuado y de calidad por parte de los socorristas que están realizando sus funciones en las playas".

En el transcurso del Pleno se determinó que las Administraciones competentes eran, por una parte la Autoridad Portuaria, por tratarse de una infraestructura marítima y de otro lado, Demarcación de Costas, por ocupar también un dominio público terrestre.

Este periódico consultó con Málaga Port esta cuestión y, tras admitir que es un asunto de su competencia, negó tener notificación alguna ni constancia de este problema o algún plan para actuar en la zona próximamente. De la misma manera, la Demarcación de Costas aseguró no tener ningún conocimiento del problema, por lo que no pudieron proporcionar ninguna información al respecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios