La Policía Local multa a 30 dueños de perros que no han registrado el ADN

  • En solo tres días ha habido una media de 10 sanciones por jornada, con un importe de 217 euros

Un hombre pasea a sus perros por una calle de la capital. Un hombre pasea a sus perros por una calle de la capital.

Un hombre pasea a sus perros por una calle de la capital. / m. h.

La Policía Local ha impuesto desde el pasado lunes en torno a 30 multas a dueños de perros que no han llevado a cabo su identificación genética en el registro municipal de animales de compañía. La cifra supone hasta ahora una media de 10 denuncias al día. El plazo para llevar a cabo esta gestión expiró el pasado día 1 de enero y, desde entonces, los agentes han impulsado una campaña informativa que ha servido para advertir a los propietarios de que las sanciones, de 217 euros, se harían efectivas. El objetivo, en palabras del concejal de Seguridad, Mario Cortés, es que todos los canes formen parte de la base de datos de ADN del Ayuntamiento y, de esta forma, luchar contra el maltrato animal y el abandono.

Por su parte, el director general del área de Medio Ambiente del Ayuntamiento, Luis Medina-Montoya, subrayó ayer que la medida está resultando positiva. "Percibíamos ciertas dudas sobre si haríamos cumplir esta normativa", recalcó el responsable, que alude a los "comentarios en redes sociales" con críticas a aquellos que no recogen las heces de sus perros o al hecho de que estos no lleven el chip.

Sobre el elevado importe de las multas, el portavoz del área abogó por asumir el obligatorio análisis, que tiene un coste de 35 euros. No obstante, resaltó que por el momento se dan "todo tipo de facilidades" y no están siendo especialmente "exigentes". "La Policía Local puede acceder a la base de datos para comprobar todos los casos", afirmó.

Aunque ya se están recogiendo excrementos para proceder a su estudio, en muchos casos el resultado ha sido negativo dado que el donante no figuraba en la base de datos. La idea es demostrar "que el sistema funciona".

Por otro lado, desde ayer está prohibido cortar el rabo, las orejas, seccionar las cuerdas vocales o extirpar uñas y dientes por fines estéticos o más allá de los fines curativos; también regalar mascotas como premio o gratificación tras la entrada en vigor del Convenio Europeo sobre Protección de Animales de Compañía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios