El ex jefe de la Policía Local niega haber intervenido en la sustracción de atestados

Comentarios 0

El ex jefe de la Policía Local de Marbella, Rafael del Pozo, ha negado hoy ante el juez haber intervenido en la supuesta sustracción de atestados de tráfico por parte de un mando policial y ha asegurado que el sistema informático de la Jefatura "deja rastros" sobre las operaciones que se realizan.

Del Pozo, que ha comparecido como imputado ante el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de la ciudad por una presunta omisión de perseguir delitos, ha señalado a los periodistas que es "fácil de investigar" si tuvieron lugar los hechos porque el sistema informático "va dejando rastros de lo que se ha hecho, no se puede borrar algo sin más".

El juez investiga la desaparición de tres "diligencias completas, que se retrajeron de la acción judicial" supuestamente por parte del inspector Francisco Javier Martín, responsable directo del área de Atestados, el mismo día en el que se registró la Jefatura por el "Caso Malaya", han señalado fuentes cercanas al procedimiento.

El que fuera máximo responsable de la Policía Local ha aseverado a su salida de los juzgados que en la Jefatura de Marbella "no se puede romper el papel y se acabó" dado que "deja huella perfectamente" porque "todo lleva un registro y se hace de forma que se pueda seguir el rastro".

"Allí no se hacen las cosas como en una república bananera", ha apuntado Del Pozo, que ha reiterado que todas las operaciones relacionadas con la tramitación de los atestados de tráfico quedan registradas en la base de datos del sistema informático.

Por su parte, el abogado del imputado, Jorge Mansilla, ha destacado que el jefe de la Policía "no tiene la función de controlar todos y cada uno de los atestados porque hay un procedimiento informático que garantiza que no se pierdan" y ha indicado que el responsable de este área "será el que tendrá que responder por qué motivo se puede perder un atestado".

Además de Del Pozo, hoy han comparecido ante el juez en calidad de testigos tres agentes que instruyeron los atestados de tráfico y en sus declaraciones, según Mansilla, han negado que el ex jefe de la Policía Local les hubiera llamado o presionado para que dejasen sin efecto algunas de las diligencias.

"Ha quedado claro que no ha tenido intervención por acción ni por omisión, que no ha dado órdenes jamás de dejar sin efecto un atestado", ha afirmado el letrado, que ha explicado que el siguiente paso en la instrucción será recabar toda la información en los ordenadores de la Jefatura en relación con las citadas diligencias.

El inicio de la causa judicial tiene su origen en una comparecencia en los juzgados de un agente de la Policía Local de Marbella al que Martín habría supuestamente entregado una documentación en un sobre cerrado el día del registro de la Jefatura por el "Caso Malaya", según han apuntado fuentes cercanas al procedimiento.

Dicha comparecencia se produjo después de que el agente, en el momento en que tuvo constancia del contenido del sobre, lo pusiera inmediatamente en conocimiento de sus superiores, los cuales comprobaron que las diligencias contenidas en el mismo no estaban tramitadas, por lo que dieron cuenta a la autoridad judicial ante la posible gravedad de los hechos.

Las indagaciones sobre los atestados de tráfico permitieron descubrir que "uno de ellos había prescrito", mientras que otro "tenía un señalamiento para juicio rápido que nunca llegó a celebrarse porque se alteró la instrucción para evitar su celebración", según han informado a Efe las citadas fuentes.

más noticias de MÁLAGA Ir a la sección Málaga »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios