La Policía Local ya tiene un teléfono para proteger a 254 víctimas del machismo

  • La previsión es que los 12 agentes a los que se les ha asignado la tarea lleguen a atender a unas 500 mujeres que tienen orden de alejamiento l Están disponibles las 24 horas del día

La Policía Local ya tiene un teléfono para proteger a 254 víctimas del machismo La Policía Local ya tiene un teléfono para proteger a 254 víctimas del machismo

La Policía Local ya tiene un teléfono para proteger a 254 víctimas del machismo

El Grupo de Investigación y Protección (GIP) de la Policía Local de Málaga ya cuenta con un teléfono que está disponible las 24 horas para que los agentes permanezcan conectados con víctimas de violencia de género que tienen vigente una orden de protección. Hasta ahora, son 254 las mujeres que se han asignado a más de una decena de efectivos, aunque la previsión es que lleguen a asumir el seguimiento de un total de 500. Se trata -en palabras del subinspector Antonio Bautista- de un servicio integral que permite que las afectadas puedan recurrir a su protector en cualquier momento. "Contactamos con la víctima, le preguntamos si ha habido alguna incidencia. Cada una tiene su teléfono y se le atiende las 24 horas, pero si la situación es de extrema urgencia y se necesita apoyo policial inmediato porque el malo está en la puerta de su casa o la está siguiendo debe hacer uso de la Sala del 091, 092 ó 112", explicó el responsable del grupo. Los policías dedican sus ocho horas de servicio a proteger a la mujer.

Después, deben tener disponible el teléfono en su domicilio. El 90% de las mujeres protegidas, de entre 30 y 50 años, presentan un nivel de riesgo no apreciado, bajo o medio, que cada dos meses es evaluado por el sistema VioGen a través del seguimiento que realiza el agente. La aplicación también alerta con antelación de que el agresor va a salir de prisión, de forma que la víctima esté prevenida. En caso de que el individuo quebrante la orden judicial de alejamiento que le ha sido impuesta el grado se eleva automáticamente. El protector recibe un mensaje en el que se le informa de que el nivel de riesgo ha subido. "Muchas veces hay mujeres a las que hay que proteger de tres autores. Algunas víctimas tienen dos agresores y agresores que tienen varias víctimas", destacó Bautista.En mayo, los 29 efectivos pertenecientes al GIP recibieron formación en dependencias de la Policía Nacional, que cuenta con la Unidad de Familia y Mujer (UFAM), para especializarse en el manejo de la aplicación que aporta los niveles de peligrosidad y se rige por ítems. Los efectivos que forman parte del grupo han instruido, como mínimo, entre 40 y 50 atestados en esta materia. De ahí que, recalcó el mando policial, conozcan en profundidad la legislación y los recursos que pueden ofrecer a las víctimas.El protector se entrevista con cada mujer que se le adjudica -entre 30 y 40- para proporcionarle las medidas de seguridad y conseguir que se sienta protegida. También visita su entorno e informa al agresor sobre el que pesa la orden de alejamiento de que ésta se considera incumplida con el hecho de enviarle un Whatsapp a su ex pareja, aunque también si la llama por teléfono o se acerca a su vivienda. "Se le hace un apercibimiento para que sepa que hay un policía que está vigilando a la mujer y él tiene que asumir la responsabilidad si quebranta la condena", añadió el responsable.

Los policías se ven obligados a lidiar también con los casos -no muy habituales- de mujeres que utilizan los medios que la administración les facilita para "estafar". "Hay algunas que realmente son víctimas y no denuncian y otras que no lo son", manifestó. Otra tarea es la de enfrentarse al silencio de las denunciantes. "Nos basamos en las manifestaciones que hacen, pero a veces recurrimos a su círculo más intimo. Hay veces en que el quebrantamiento es consentido por la mujer y tenemos conocimiento por un familiar, que conoce la dependencia psicológica que el maltratador ejerce sobre ella. Ocurre que la madre, por ejemplo, quiere aportar más datos. ", explicó el portavoz del grupo.

Fue en marzo cuando se conoció que la Policía Local, que en los últimos cinco años ha detenido a 1.465 personas e instruido 1.735 diligencias sobre malos tratos en el ámbito familiar o violencia de género, asumiría el reto de proteger a las víctimas a través de la adhesión al programa VioGen, pero los agentes siguen a la espera de poder seguir investigando este tipo de delitos y otros en que haya menores implicados. "Si una mujer viene a denunciar se traslada a Comisaría. La auxiliamos y la trasladamos a un centro médico. Antes deteníamos al autor y mandábamos el atestado al juzgado. Ahora no recogemos la denuncia, pero no vamos a desatender a la víctima. Es muy loable el trabajo de los policías", apostilló Bautista, quien lanza un mensaje a aquellas mujeres que no han logrado alertar de su situación: "Hay mucha vida fuera de ese submundo. Con ayuda, se sale", resaltó.

LAS CLAVESatenciónUn teléfono de protección y seguimiento las 24 horasUna decena de agentes permanece en contacto con 254 mujeres que tienen una orden de alejamiento. Dedican sus ocho horas de servicio a la protección de la víctima y, después, debe estar disponible.

alejamientoCon un whatsapp también se incumple la ordenLos protectores informan al agresor de que están siendo vigilados y que no deben llamar o mensajear a la víctima ni tampoco acercarse a su domicilio.

competenciasA la espera de volver a instruir atestadosAunque la Policía Local ha asumido el reto de proteger a víctimas del machismo, no ha podido seguir investigando estos delitos ni otros con menores de edad implicados.

mensaje"Hay mucha vida fuera de ese submundo"El subinspector lanza un mensaje a las mujeres que todavía no se han atrevido a denunciar: "Hay mucha vida fuera del submundo de la violencia de género. Con ayuda, se sale", destaca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios