La Policía autonómica intervino en once casos de absentismo escolar en la provincia

La Unidad de la Policía Nacional Adscrita a la Comunidad Autónoma ha intervenido en la provincia de Málaga en once casos de absentismo escolar de menores en su etapa de enseñanza obligatoria, según el balance de 2017 de este cuerpo policial, dependiente de la Consejería de Justicia e Interior. Estos agentes, especializados en la protección de menores, intervienen para evitar el absentismo escolar para garantizar su asistencia a un centro educativo, cuyo incumplimiento puede llegar a suponer la imputación de los padres o tutores como presuntos responsables de un delito contra los derechos y deberes familiares. Los agentes de la Unidad Adscrita realizan patrullas preventivas en horario escolar para localizar menores ausentes de los colegios o institutos, así como inspecciones periódicas en las zonas donde el índice de absentismo es más elevado.

En los casos en los que se determina que un menor es absentista, la policía informa a los padres o tutores de la obligación que tienen de velar por la asistencia regular a clase y de las consecuencias, incluso penales, que puede conllevar su incumplimiento. Una vez que se detecta una situación de absentismo y el menor se encuentra en compañía de sus progenitores o tutores, los agentes lo comunican a la Delegación de Educación. En el caso de que el menor se encuentre solo, lo trasladan al centro escolar y lo ponen en conocimiento de su dirección, de los servicios sociales y también de la Fiscalía.

La Unidad de Policía Adscrita intervino también en 91 traslados de menores acogidos en centros bajo la tutela de la Junta y elaboró 187 informes de protección. Los agentes participaron en el traslado de 307 menores infractores que cumplen alguna medida judicial de reinserción en la provincia e instruyeron 25 atestados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios