La Policía multa a dos centenares de jóvenes desde mitad de septiembre

  • Desde el Ayuntamiento esperan que estas sanciones sirvan para frenar la expansión del 'botellón'

La Policía tiene orden de multar a los ciudadanos que pillen haciendo botellón fuera del lugar y horario permitido. "Vamos muy enserio", dice Mario Cortés, director del Área de Juventud del Ayuntamiento. Los números hablan por sí solos y desde la segunda quincena de septiembre, casi dos centenares de jóvenes han sido sancionados por consumir alcohol en la vía pública. La madrugada del viernes, sin ir más lejos, tres parejas de municipales asaltaron la Plaza Mitjana.

Mario Cortés confirma que la Policía Local tiene en marcha un plan para intentar atajar el "botellón ilegal" de la capital. "Ahora hay que ser un poco más contundentes. Nosotros esperamos que en un plazo razonable se controle la situación. El objetivo es que se corra la voz de que estamos multando y que tenemos un lugar habilitado para hacer botellón que vale una millonada", explica. En este sentido, la Policía pone en marcha de jueves a sábado un dispositivo especial antibotellón. Según pudo comprobar este periódico ayer de madrugada, los agentes requisan las bebidas a quienes consumen en lugares inhabilitados y las tiran.

En la Plaza Mitjana se vivieron situaciones incongruentes. La citada vía estaba llena de personas, la mayoría jóvenes, y la práctica totalidad con una copa en la mano. Sin embargo, unos la habían comprado en los bares cercanos y otros la traían de casa. Es decir, realizaban botellón. La Policía sólo identificó a éstos, cuando en realidad todos infringían la citada ley, que sólo prohíbe el consumo de alcohol en la vía pública (independientemente de su origen), al fin y al cabo lo que hacían todos. La intervención policial se saldó sin incidentes.

El importe de las multas no es para tomárselas a broma y según Cortés, hasta el pasado fin de semana, ya se habían realizado 180 sanciones. Esta semana seguirán, las imágenes dan prueba de ello. Las infracciones administrativas que contempla la Ley de la Comunidad Autónoma de Andalucía 7/2006, de 24 de octubre, sobre potestades administrativas en materia de determinadas actividades de ocio en los espacios abiertos de los municipios de Andalucía (la ley antibotellón), se clasifican en muy graves, graves y leves. En euros significan sanciones que pueden suponer entre 300 y 60.000 euros.

Los casos más comunes son las faltas leves, como "la permanencia y concentración de personas que se encuentren consumiendo bebidas o realizando otras actividades que pongan en peligro la pacífica convivencia ciudadana fuera de las zonas del término municipal que el Ayuntamiento haya establecido como permitidas". También comportamientos incívicos derivados del botellón como orinar en la vía pública o dañar el mobiliario urbano. Las faltas graves serían aquellas que puedan poner en peligro la seguridad e integridad física de las personas o la salud pública. También se pena la reincidencia.

Como dicen desde el Ayuntamiento, la cosa va "muy en serio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios