Policías solicitan el cierre del CIE de Capuchinos por su estado "ruinoso"

  • Un sindicato policial advierte que las instalaciones suponen un peligro para los agentes y los internos · Si no hay respuesta en un tiempo prudencial, acudirán a un juzgado

Humedades, agujeros en las paredes, grietas, vigas de madera podridas, cajas eléctricas sin tapa, tejados apuntalados, suciedad, una caldera de gas debajo de donde hay internos, escaleras que se hunden, suelos abombados, pulgas y palomas. La lista que demuestra el estado de ruina del edificio donde se ubica el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) es amplia. Por ello, el Sindicato Unificado de Policía (SUP) reclamó ayer el cierre de las instalaciones. Según su secretario provincial, Manuel Expósito, el estado del edificio es "ruinoso y peligroso". El sindicato incluso aportó fotografías que prueban su denuncia. "Decir que es tercermundista es insultar al Tercer Mundo. Es la cloaca de la cloaca del Tercer Mundo", sostuvo el secretario del SUP en Andalucía, Manuel Espino que añadió: "Pedimos al Ministerio del Interior que clausure las instalaciones porque no se puede tener a policías y a extranjeros en situación de permanente riesgo para la salud y para la vida".

Hace unos días se registró una plaga de pulgas y los representantes sindicales no descartan que se repita dado el grado de insalubridad del edificio. En el inmueble además del CIE, se ubican los locales sindicales, la unidad de guías caninos, la de protección a la mujer y la de subsuelo. El sindicato reclamó que los internos -que son inmigrantes irregulares pendientes de expulsión- sean realojados en otros centros de internamiento. No obstante, dejó claro que urge al cierre del edificio, no del CIE, que es un recurso previsto por la legislación.

Hasta ahora, debido a las condiciones ruinosas del inmueble -que tiene un siglo de antigüedad- habían pedido su clausura la Fiscalía de Málaga, algunas formaciones políticas y varias ONG. Pero es la primera vez que la demanda viene de un sindicato policial. Para Espino, el deterioro de las instalaciones no son un problema económico, sino de "dejadez del Gobierno" ya que se han ido deteriorando sin que se les haya hecho prácticamente ningún mantenimiento.

Hace tiempo existió un intento de crear un nuevo CIE en el polígono del Guadalhorce, cerca de donde funciona la cárcel de régimen abierto. Sin embargo, "la falta de entendimiento" entre el Ayuntamiento de Málaga y la Subdelegación mantiene bloqueada esa iniciativa.

El secretario de prevención de riesgos laborales del SUP, Miguel Ángel Fernández, indicó que denunciarán por escrito la situación del inmueble ante los responsables policiales nacionales y que esperarán una respuesta durante un plazo prudencial. Si no hay soluciones después de un tiempo, llevarán el tema a los tribunales. En el edificio, hay unas 120 personas, entre policías e inmigrantes.

Fernández recordó que los agentes tienen el mandato de velar por la integridad física de las personas y que con la situación de ruina de las instalaciones no aseguran que puedan garantizar ni la seguridad ni la vida de quienes utilizan el inmueble. Además, insistió en que no tiene sentido que se hagan arreglos porque el nivel de deterioro es tan avanzado que sería gastar dinero de forma absurda. De hecho, hace algo más de un mes tuvieron que cerrarse dos módulos debido al mal estado de las vigas de separación entre una planta y otra superior en la que había internos. El SUP también denunció que hay estancias que se han pintado y a los tres días estaban como antes debido a las humedades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios