Portada Alta, ejemplo de convivencia

  • El instituto cumple 25 años este curso y celebra su carácter innovador y dinámico La mediación entre alumnos, uno de los grandes logros del centro

Tuvieron que empezar las clases en el colegio de al lado, el CEIP Antonio Machado. Su edificio aún no estaba construido y hasta las Navidades no pudieron trasladarse a lo que hoy es el IES Portada Alta. Hace 25 años, este instituto de Bachillerato Polivalente (BUP) nació en un entorno muy humilde para facilitar la continuidad de los jóvenes del barrio en el sistema educativo. Pero sus alumnos no sólo procedían de las inmediaciones. En el curso de 1989, cuando echó a andar, la elección de centro era libre y el instituto irrumpió tan fuerte en una zona desabastecida de infraestructuras educativas que tuvo listas de espera debido a la gran demanda. Este curso se celebran sus bodas de plata en la educación pública malagueña.

"Era un centro que ya apostaba por la innovación pedagógica desde sus inicios, por los nuevos proyectos, éramos referente en Málaga", recordaba ayer Sagrario Grau, directora del IES Portada Alta. Fue uno de los primeros centros en poner en marcha el programa Matemáticas sin fronteras, tras la Universidad Laboral, y también de los primeros en participar en programas europeos. "Nuestras clases de campo eran famosísimas, había un profesor de Biología que se llevaba a sus alumnos a hacer prácticas sobre el terreno, teníamos múltiples iniciativas", subrayó Grau, que llegó dos años después de su inauguración y de inmediato fue atrapada por "la implicación del equipo humano y el trabajo codo con codo".

Después de esa primera etapa, con la Logse y el cambio a la Enseñanza Secundaria Obligatoria el perfil del alumnado cambió por completo. El centro fue catalogado de compensatoria y en ese momento se inició una etapa compleja. "A raíz de ahí tuvimos muchos problemas de convivencia", señaló la directora. El profesorado, consciente de que tenía que atajar la situación de alguna manera, apostó por la mediación. "Había una iniciativa que era el aula de convivencia y a partir de ahí elaboramos un plan muy personalizado. Eso nos llevó al primer premio nacional de Buenas Prácticas", indicó Grau. Desde entonces han trabajado en esa línea y el Portada Alta es uno de los tres centros que tienen la máxima puntuación como Centro Promotor de Convivencia Positiva. Comparten el título con el CEIP María de la O, en la barriada de Los Asperones, y el IES Averroes de Córdoba.

Hace seis años que son centro bilingüe de inglés, pertenecen a Escuela Espacio de Paz, tienen plan de apertura con comedor y actividades extraescolares. También tienen escuelas deportivas, participan en el programa Formajoven, cuentan con aula de cine y participan en el programa de cultura emprendedora. Acogen a los prácticos de la Universidad de Málaga de las titulaciones de Psicología, Pedagogía y Educación Social, y colaboran con un buen número de asociaciones, entre ellas Secretariado Gitano, Codenaf, Incide y Prodiversa.

Jessica García Serrano, la vicedirectora, llegó en 2008. "Siempre he resaltado el equipo humano, la implicación y el trabajo de toda la comunidad educativa, trabajamos mucho pero a gusto, en una dirección, con valores muy bien asentados que intentamos transmitir al alumnado", destacó ayer la vicedirectora, que resaltó que los resultados académicos "son muy buenos". Lo que aún le falla al centro, "nuestro punto flaco es la implicación de las familias", afirmaron desde la dirección. Y en ese camino, en dar con la fórmula que acerque a los padres mientras enseñan a generación tras generación, continuarán empeñados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios