Premio a la excelencia de los "alumnos 10"

  • La VII entrega de Premios de Educación 'Ciudad de Málaga' contó con 12 estudiantes de ESO y 59 de Bachillerato De la Torre, entre otros representantes de las instituciones, reconoció su labor y entrega

Los uniformes se transformaron ayer en elegantes trajes de chaqueta y vestidos de noche. No se trataba de una graduación, pero a pesar de ello el Jardín Botánico de la Concepción nunca ha sido testigo de tanto orgullo. Los 71 alumnos de Secundaria y Bachillerato cuyo expediente muestra una nota media de 10, acudieron a la cita de la más rigurosa etiqueta. Los Premios de Educación Ciudad de Málaga así lo requerían, pues el alcalde, la concejala de Educación Gemma del Corral, representantes de la Universidad de Málaga, del Partido Socialista y Ciudadanos en Málaga y de la Federación de Asociaciones de Padres acompañaron a los premiados en una gala llena de emoción y agradecimientos que llenaron el Paseo de las Palmeras del jardín.

Todos los escolares que llegaron hasta allí recibieron un diploma, una medalla de la ciudad, una colección de libros -cortesía de Agapea-, la participación en un sorteo de dos IPods -ofrecidos por el Banco Santander-, y un curso de innovación y desarrollo personal -organizado por Esesa- en reconocimiento a su redondo 10. Por sorteo, un alumno de cada categoría recibió un premio especial consistente en 1.424 euros en el caso de Secundaria, y 1.425 para los de Bachillerato. María Beltrán fue la afortunada entre los 12 alumnos de ESO, y Antonio Méndez recibió el galardón entre los 59 alumnos de estudios preuniversitarios. Ambos se mostraron emocionados por estar allí. "Creo que estudiar es nuestra obligación, pero el hecho de que te lo reconozcan si llegas al máximo sienta muy bien, además sirve de ánimo para los que vienen detrás", comentó Beltrán. Méndez añadió: "Es un reconocimiento a la excelencia y el talento, pero no nos hemos esforzado tanto por el premio". Aunque ahora solo quieren pensar en las merecidas vacaciones, ella ya sabe que hará el Bachillerato de Ciencias de la Salud, mientras que él ya está haciendo las gestiones para matricularse en el grado en Matemáticas. "Quiero ayudar a la gente", comentó Beltrán. Méndez por su parte acotó que "aunque estudie una carrera de ciencias puras, creo que podré estar en contacto con personas".

Ser ganador del sorteo que permitía obtener el premio económico también hizo que ambos tuvieran que preparar y recitar un discurso ante la audiencia. "En mis palabras he querido dar las gracias a todos los que han formado parte de esto", apuntó Beltrán, a lo que Méndez contestó: "¡Me has robado la idea!" Una vez expuestos ambos alegatos, ella sorprendió por su naturalidad y él por su labia.

Los padres fueron también protagonistas de la velada, así como lo han sido del proceso educativo de los laureados. "Mi familia está muy contenta, no paran de mandarme mensajes", reconoció Beltrán. Por su parte, Méndez admitió que sus padres estaban "encantados de poder estar allí". Los profesores también han dejado saber a sus alumnos la felicidad que les transmite verlos recoger el premio. "¡Están inflados!" dijeron entre risas Méndez y Beltrán.

Ambos colectivos -padres y profesores-, a parte de estar representados entre los asistentes, también tuvieron su espacio entre las palabras de De la Torre: "El trabajo de los profesores merece una especial atención", dijo, y añadió que "es importante que en las familias haya un ambiente para estudiar". El edil se dirigió a los premiados como "el futuro inmediato de Málaga", y lo dijo poniendo sobre la mesa la importancia para el futuro que tiene la educación.

Una vez fueron entregados los premios, los galardonados, los representantes de las instituciones y de los patrocinadores se hicieron una foto de familia. A pesar del calor, nadie se movió de su localidad hasta que el joven compositor y pianista Bohad Syroyid interpretó su hasta entonces inédito "Variaciones sobre Gaudeamus Igitur".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios