Proyectan un nuevo espacio verde en Comunicación y Turismo

  • La intervención, que se extenderá por las facultades de Teatinos, está diseñada por un grupo multidisciplinar de alumnos de la UMA

Las facultades de Comunicación y Turismo serán las primeras en ver materializado el proyecto Islas y Sendas Verdes, impulsado por el Vicerrectorado de Smart-Campus, que pretende crear estancias que den solución a carencias espaciales de los centros. Estas acciones se recogen dentro de la línea estratégica Naturaleza y medioambiente del Máster Plan de Smart-Campus, que tiene previsto crear un cinturón verde, de forma progresiva y continua, por todo el campus de Teatinos.

El proyecto presentado para las facultades de Comunicación y Turismo comenzará a ejecutarse, según el equipo decanal, en octubre, y se espera que las obras estén acometidas antes de finalizar el año. Primero habrá que "ajustar el presupuesto", según declaró Inmaculada Postigo, decana de Comunicación, y posteriormente sacar la obra a concurso. La intervención a realizar fue diseñada por un grupo multidisciplinar de alumnos de diferentes carreras, basándose en las necesidades trasladas desde las facultades. El proyecto se divide en dos intervenciones diferenciadas en el espacio, aunque vinculadas, que siguen una idea común: se creará un graderío junto a la cafetería, además de un nuevo acceso al edificio; por otro, junto al aulario anexo, irá colocada una pérgola y se construirá una zona de trabajo en el bosque existente.

La idea del vicerrectorado pretende crear un espacio ecológico, tecnológico, integrado y activo, además de ajustarse a un presupuesto inferior a los 40.000 euros, por lo que serán los propios alumnos los que fabriquen elementos como las lámparas que colgarán en los diferentes entornos. La tecnología toma un papel relevante dentro del proyecto, y es que toda la zona estará conectada a la red inalámbrica de la universidad, contará con iluminación led y tendrá sensores inteligentes, vinculados a una aplicación web, que permitirá conocer la ocupación de las zonas o la temperatura antes de llegar.

Las modificaciones que se llevarán a cabo junto a la cafetería pretenden crear sectores con distintos espacios en los que poder desarrollar actividades según las diferentes necesidades. Para ello se colocarán unas gradas que salven la diferencia de cota y a la vez sean espacios útiles. La zona, con una base de piedra y madera, contará con una vegetación baja, principalmente plantas aromáticas, que cree cascadas verdes. Todo ello protegido por una estructura de acero corten recubierta por una parra virgen que dé sombra en verano y permita pasar el sol en invierno.

Se pretende además crear una zona más estática junto al aulario Isabel Oyarzábal donde se pueda trabajar. Una pérgola, sobre la que crecerán glicinas (una trepadora de flores color lila y su suave aroma que florece durante quince días entre marzo y abril), permitirá acceder a la zona de esparcimiento creada junto al bosque. Los bancos de madera y hormigón construyen una zona de trabajo y descanso que se acomodará con paneles acústicos para reducir el ruido proveniente de la autovía que transita contigua a las facultades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios