movilización Padres de Manilva, Rincón de la Victoria, Casares y Málaga salen a la calle

Punto NEGRO a Educación

  • Representantes de ampas de centros escolares de la provincia se concentran en la calle Larios para solicitar una "escuela de calidad" · Reivindican más infraestructuras educativas y defienden los centros 'semi-d'

Comentarios 8

Para mi escuela, la cocina de mi abuela, hace poco más de un año, fue la primera "gran concentración" en la calle Larios en la que se reivindicó la cocina tradicional en los comedores escolares frente a la denominada línea fría. Ayer, esta céntrica calle de la capital volvió a ser escenario de reivindicaciones educativas. "Por una escuela de calidad" fue la máxima que defendieron una treintena de padres procedentes de diversos puntos de la provincia como Manilva, Casares, Rincón de la Victoria y Málaga capital. La falta de centros escolares, la masificación en las aulas, la implantación de la línea fría y la eliminación de los centro semi-d -colegios de primaria con primero y segundo de la ESO- fueron las principales protestas de estos padres, que pusieron un punto negro a la labor desarrollada por Educación.

Poco antes de las 17:00 comenzaron a llegar padres procedentes de distintos puntos de la provincia. Todos portaban un punto negro de cartulina que en los próximos días entregarán en la delegación de Educación. "En Casares tenemos tres graves problemas educativos: faltan infraestructuras educativas, la eliminación del centro semi-d y la implantación de los sistemas de catering en los comedores escolares", explicó el concejal de Educación en el Ayuntamiento de Casares, Pedro González.

En Manilva el problema de los comedores también está patente: "Eliminaron la cocina tradicional del colegio Pablo Picasso de la noche a la mañana. No queremos la línea fría que se ha implantado sin oportunidad de réplica", indicó la portavoz del ampa del centro escolar, Kati Ahrends, que añadió que la falta de centros escolares de Casares "provoca que en Manilva los centros estén saturados e incluso las ratios se aproximen a los cuarenta alumnos en algunos casos". "Somos conscientes de la crisis, pero exigimos que los recortes no afecten a la Educación", sentenció.

"La inclusión como signo de normalización, porque aquí no somos unos más normales que otros. La igualdad de medios y oportunidades, con dignidad; el mejor profesorado, con la mejor preparación y con valores fundamentales de humanidad; la alimentación sana, equilibrada y sabrosa para los más pequeños, para que crezcan en las mejores condiciones y centros escolares cerca de nuestros domicilios, en nuestros barrios y pueblos", exigió el portavoz de la Federación de ampas independientes María Zambrano y de la Plataforma pro-comedores de calidad, Juan Miguel del Pino, durante la lectura de un manifiesto.

Este es "el primer paso para luchar todos juntos por una educación de calidad", señaló Del Pino que su próximo paso será "intervenir en los Consejos Escolares para darle voz a los padres y reivindiquen los derechos de los hijos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios