Ratifican 10 años de prisión para un alemán que mató a su casero y quemó el cadáver

  • El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha ratificado la condena de diez años de prisión para un ciudadano alemán que mató al propietario de la casa en la que vivía de alquiler en Alfarnatejo.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha ratificado la condena de diez años de prisión para un ciudadano alemán que mató al propietario de la casa en la que vivía de alquiler en Alfarnatejo (Málaga) y después lo introdujo en un vehículo que incendió para carbonizar el cadáver.

Según la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, el acusado -de iniciales H.J.F.- discutió con su casero porque éste le recriminó que unos vehículos no permitían el paso a otra vivienda cercana también de su propiedad y le agredió con una piedra hasta dejarlo tumbado en el suelo.

Después, cogió su coche y pasó por encima del cuerpo de la víctima, que aún estaba con vida, hasta que lo mató, según los hechos probados en la sentencia.

A continuación lo introdujo en su propio vehículo y lo precipitó por una cuesta hasta que colisionó con un poste de la luz, tras lo cual incendió el vehículo con un trapo empapado en gasolina y carbonizó el cadáver.

Ante la condena por un delito de homicidio, su defensa presentó un recurso de apelación fundando en la circunstancia atenuante de que confesó su infracción a las autoridades, pero el TSJA considera que no se puede aplicar porque lo hizo cuando ya lo detuvo la Guardia Civil y además no relató los hechos tal y como después se demostraron.

Este suceso, del 25 de diciembre de 2005, no era el primer incidente que ambos tenían, ya que con anterioridad se habían interpuesto denuncias por disputas y el fallecido tenía una orden de alejamiento de la familia, aunque el día de los acontecimientos llamó tres veces a la Guardia Civil para avisarles que se iba a dirigir a su inquilino.

Además de los diez años de cárcel, la Audiencia Provincial de Málaga le condenó al pago de 150.000 euros de indemnización para la familia del fallecido.

El acusado se declaró inocente durante el juicio y aseguró que el fallecido tenía aterrorizada a su familia y les había cortado la luz y el agua.

Durante la vista, explicó que cuando alquiló el inmueble en octubre de 2005 la relación que mantenía con el dueño era "soportable", pero que en apenas dos meses éste comenzó una "campaña de terror" contra él y su familia.

Respecto al día de los hechos, dijo que su vecino pasó con su vehículo a apenas un metro de donde se encontraba él y que éste abrió la ventanilla y le enseñó una fotografía en la que aparecía su mujer desnuda y le amenazó con mostrársela a todo el pueblo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios