Recetas como las de la abuela

Garbanzos con bacalao, sopa de ajos al pastor o huevos a la flamenca son sólo algunas de las recetas que se aprenden en el nuevo curso Cocina de la Abuela que ha impulsado la Concejalía de Igualdad de Fuengirola. El objetivo no es otro que conocer las comidas de antaño de nuestras abuelas, como explica el cocinero de estas jornadas, Antonio Ruiz. "Se trata de recuperar la tradición antigua, ya que algunos de aquí del sur no conocen ciertas recetas, como lo pueden ser, por ejemplo, las gachamigas", señala. "Algunas comidas se siguen haciendo en el campo, pero es difícil encontrarlas en las costa", añade.

El curso, que empezó el pasado 3 de febrero y que durará hasta el próximo día 20, está compuesto por un total de 20 personas, 4 de ellos hombres, que cada martes, jueves y viernes de 18 a 20 horas acuden a la de la Casa de la Juventud para acercarse más a este tipo de cocina. Manuel Sánchez es uno de ellos y cuenta que se apuntó para "aprender más recetas, ya que siempre me han gustado". Por su parte, Juan Cruz Ruiz de Villalba explica que la cocina es la tarea doméstica en la que más "verde" está y que quiere aprender a cocinar para compartir los platos con la familia.

Lo curioso de esta iniciativa es que para la elaboración de los platos no se utilizan pastillas de caldo concentrado, dado que antiguamente tampoco existían. "Hace 50 años no había caldo de pollo ni de pescado", cuenta el cocinero experto, "así que intentamos evitarlos, jugando con otros ingredientes, como la harina y el ajo".

Inma Moreno es otra de las alumnas. "Las recetas no son difíciles", afirma. "Lo bueno de esto es que son recetas típicas de la abuela, por lo que cocinamos con pocos ingredientes, al igual que se hacía antiguamente, cuando apenas había comida", comenta. Como todos los días, los 20 asistentes se dividen en grupos y preparan cuatro comidas distintas. Ayer, por ejemplo, tocó elaborar gallina en pepitoria, caldillo de perro gaditano, lomo en manteca colorá o sopa moruna, compuesta de lentejas, cebollas y huevos, entre otros. Qué mejor que las recetas de nuestra tierra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios