Reclaman a la Junta más obras para aumentar los recursos hídricos de Málaga

  • El alcalde reivindica que la ciudad sea la sede de la cuenca Sur y la delegada provincial asegura que ese es "un debate infructuoso"

Comentarios 3

Más obras hidráulicas es lo que el Ayuntamiento de Málaga, las asociaciones de agricultores y los colectivos de consumidores reclaman para garantizar el abastecimiento e incrementar la capacidad de almacenamiento de una zona deficitaria por culpa de su peculiar climatología y que la convierten en su talón de Aquiles cada vez que se impone un periodo de sequía como el que acaba de terminar. Es la conclusión en la que coincidieron todos los participantes de la jornada sobre La administración de la cuenca mediterránea andaluza. La participación de los usuarios, organizada por Al-Andalus, Unión de Consumidores y Facua en colaboración con el Ayuntamiento de Málaga.

Pero para el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, la necesidad de una mejor planificación de los recursos hídricos en el futuro requiere "una visión supramunicipal del agua". La dificultad, en su opinión, radica en que el nuevo marco de gestión de la Agencia Andaluza del Agua que supuso el traslado de la sede de la Cuenca Mediterránea Andaluza a Sevilla "no ofrece las mismas posibilidades de participación que antes". Según De la Torre, no fue una decisión acertada "que tocó el orgullo de los malagueños" y confió en que el nuevo marco legislativo permita dar marcha atrás.

Sin embargo, la Junta de Andalucía no está por la labor de modificar el decreto 2/2009 por el que se aprobaron los estatutos que modificaron el sistema de gestión de los recursos hídricos de la región. La delegada provincial de Medio Ambiente, Remedios Martel, aseguró que es "un debate infructuoso que no tiene mucho sentido y que no encaja con la realidad". Aun así, recalcó que serán los tribunales los que decidan una vez que se resuelva el recurso contencioso-administrativo presentado por UCE y Al-Andalus.

En cuanto a las últimas lluvias, reconoció que "permite mirar con mucha tranquilidad el futuro en los próximos dos años". Aunque el gerente de la Empresa Municipal de Aguas (Emasa) considera que hasta que vuelva a imponerse un periodo seco -que obligó a reducir el consumo en un 26%- se deben planificar nuevas obras porque "me parece bochornoso que no se haya hecho aún el recrecimiento de la presa de La Concepción o que se echara atrás el proyecto del azud de río Grande cuando ya había sido adjudicada".

Al igual que el presidente de la patronal agraria Asaja, Javier Ciézar, criticó que hablar de presas siga "siendo pecado mortal porque se consideran fascistas" y recalcó que el agua es "demasiado importante como para gestionarla con prejuicios y partidismos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios