Recogen alimentos para un centro de menores por los impagos de la Junta

  • Una catedrática de la UMA lanza un SOS para una casa de acogida de niños maltratados El delegado de Igualdad asegura que la alimentación de los niños está garantizada

Comentarios 4

El retraso en los pagos que vienen sufriendo desde hace unos meses los centros de acogida de menores por parte de la Junta de Andalucía ha provocado una avalancha de solidaridad en la Facultad de Derecho, con productos destinados a una de estas casas. Hasta hace unos días el Gobierno autonómico no hizo efectivo el pago de dos de las mensualidades que les adeudaba a los hogares de acogida de niños tutelados por la propia Junta, pero aún está pendiente el pago correspondiente al mes de enero, a una semana de que finalice febrero.

El mensaje de ayuda lo lanzó la catedrática de Derecho Público Internacional de la UMA (Universidad de Málaga) y experta del Comité Antiterrorista del Consejo de Europa, Ana Salinas, después de asistir a varios centros a través de la ONG con la que colabora como voluntaria y comprobar in situ la situación que estaban padeciendo. Les envió un correo a sus compañeros de universidad en el que relató lo observado: "La semana pasada tuve conocimiento, como consecuencia de mi colaboración regular con una ONG, de la situación desesperada en la que se encuentran varias casas de acogida de menores víctimas de malos tratos y violencia, que acogen menores tutelados por la Junta de Andalucía". "Cuando el otro día acudimos a llevarles unas mantas que necesitaban por el frío nos encontramos con que ese mismo día ya no tenían nada que poner de comer a los 16 niños de entre 4 y 16 años que albergan, más un bebé de 3 meses. Piden ayuda desesperadamente. Los trabajadores que atienden el centro hace meses que no cobran pero aquí nadie pide dinero: lo prioritario es que los niños puedan comer".

Desde entonces, los compañeros de la conserjería de la facultad se han encargado de organizar los alimentos no perecederos que han ido llegando para ayudar a estos niños. Algunos profesores comentaron ayer que el personal de la UMA se ha "volcado" y que se están logrando acumular grandes cantidades de productos, lo que ha provocado que continuamente.

Los problemas de pago a los centros de acogida de menores comenzaron el pasado noviembre. Fue en ese mes cuando dejaron de recibir la subvención correspondiente al cuidado de cada menor tutelado por la Junta, según explican por un cambio de programa informático que está provocando estas incidencias. Desde entonces han venido ingeniándoselas para que a los niños no les falte de nada, a costa de no cobrar las nóminas o cobrar sólo una parte, conseguir aplazar los pagos a la Seguridad Social y gracias también a los que los proveedores siguen surtiendo de alimentos los pisos, con la promesa de que en el futuro cobrarán, porque insisten en que lo "importante y primordial son los niños".

Hace poco más de una semana, la Junta ingresó las cantidades correspondientes a los meses de noviembre y diciembre, días después de que los centros amenazaran con llevar a la Fiscalía los impagos que venían arrastrando. Con esas cantidades los centros han podido hacer frente a pagos inaplazables como la luz y el agua, pero de momento ninguno ha recibido el dinero correspondiente al mes de enero, según explicaron ayer desde la Plataforma para la Protección de Menores -que aglutina a la mayoría de los centros de este tipo-. Con lo ingresado para dos meses han tenido que afrontar ya casi cuatro, lamentaron.

El delegado de Salud, Igualdad y Bienestar Social, Daniel Pérez, insistió ayer en que el centro para el que se ha iniciado la recolecta no tiene ningún tipo de necesidad en cuanto alimentos se refiere, algo que sustentó con una reciente inspección a la que ha sido sometida la casa en la que "todo estaba correcto". "Comprobamos los menús de los niños, el almacén y los alimentos no estaba escaseando", matizó. El delegado lamentó los problemas de pago que han sufrido los centros y explicó que no se deben a un problema por falta de dinero, pues las cantidades están presupuestadas, por lo que este tipo de iniciativas lo que hacen es generar una alarma que no es "real". También insistió en que si se hubieran detectado deficiencias en la atención de los menores, se hubieran derivado a otro piso que sí pudiera asumir los gastos, "porque lo primero que vamos a hacer es proteger a los menores".

El representante de la Junta en Málaga concretó también ayer que la entidad que se hace cargo del centro en cuestión ha remitido una carta a la Delegación Provincial de Salud en la que aclaran que la campaña de recogida de alimentos ha surgido de parte un particular y no desde la ONG.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios