Regantes del Guadalhorce alertan de la salinización de algunos pozos y miran al otoño con preocupación

  • Los agricultores temen quedarse sin agua cuando el riego se corte el próximo 15 de septiembre

Cauce del río Campanillas ocupado por vegetación. Cauce del río Campanillas ocupado por vegetación.

Cauce del río Campanillas ocupado por vegetación. / m. g.

La falta de lluvias y la escasez de agua almacenada en los pantanos del Guadalhorce también en mantiene en vilo a los agricultores de la zona, que alertan de que ya hay pozos que se han salinizado y temen que la situación empeore si no llueve con la llegada del otoño.

De hecho, las previsiones de la Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio es que en octubre previsiblemente se active la fase de alerta por sequía en los tres pantanos del Guadalhorce, al igual que ha ocurrido recientemente con el embalse de La Viñuela.

Antes de que eso ocurra, representantes de la Asociación Provincial de Regantes (Aprema) se reunirán el próximo día 17 con el director de Dominio Público Hidráulico de la Delegación Territorial para conocer de primera mano cuál es la situación de los pantanos, en prealerta por sequía desde hace casi un año, antes de pedir un encuentro con el delegado territorial, Adolfo Moreno. Según el secretario del colectivo, Juan Antonio Aguilar, una de las mayores preocupaciones de los regantes es "hasta cuándo se dispondrá de agua si la situación se mantiene".

Hasta la fecha, la planificación acordada con la Junta preveía que el riego se mantendrá hasta el 15 de septiembre y que previsiblemente ya no estará garantizado en otoño. "Queremos saber exactamente cuánta agua se ha gastado y si hemos ahorrado lo suficiente como para dar otro riego en octubre si fuese necesario", señaló Aguilar. Para este año hidrológico la dotación prevista era de unos 25 hectómetros cúbicos, unos 13 menos que en años anteriores.

Sea como fuere, los agricultores del Guadalhorce ya están sufriendo los efectos de la sequía que sufren desde hace varios años y advierten de que hay acuíferos, especialmente los colindantes con el río Campanillas, que se han salinizado y que ha provocado la pérdida de numerosos árboles. De ahí, que sea uno de los temas que el colectivo pondrá encima de la mesa en la reunión prevista con la intención de buscar una solución a la falta de agua.

Precisamente, Aprema denuncia que en el cauce de ese río existe una densa vegetación que supondría un grave peligro en el caso de que llueva de forma torrencial, por lo que también prevén plantearlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios