Resaca en el jardín y las espinas de la Deuda

  • Llevamos días asistiendo al ejercicio de ver lanzarse unos a otros la responsabilidad sobre las deudas de las administraciones públicas, deporte que se inició tras revelarse algo que no era ningún secreto desde hace tiempo: el endeudamiento del Ayuntamiento de Málaga

LA demanda de Mariano Rajoy, lanzada desde Antequera, de que se realice una importante "poda" en las administraciones públicas, para luchar eficazmente contra la crisis económica, le ha servido al secretario general del PSOE de Málaga, Miguel Ángel Heredia, para enviar al líder del PP, junto a Javier Arenas y Elías Bendodo, de jardineros a sus propias casas con la recomendación de que empiecen a desmochar por las autonomías y los ayuntamientos en los que gobiernan.

"No se puede hablar de podar las administraciones cuando las malas hierbas de la corrupción y el despilfarro trepan por los ventanales de todos los ayuntamientos que gobierna el PP. No se puede hablar de recorte cuando en Málaga o Marbella la nómina de cargos de confianza y empresas municipales deficitarias sube, no se puede hablar sin ser ejemplo de lo que hablas", manifestó ayer Heredia a través de un comunicado, que denotaba que digerir la demostración de fuerza de los populares en el feudo socialista antequerano les está costando un dolor de tripas.

Y de ahí quizá el tono tan agrio del mensaje del dirigente del PSOE de Málaga que reflexionando en alta voz resaltaba que, "en la política las palabras se las lleva el viento. Lo importante son los hechos. Y que sepamos los gobiernos del PP son sinónimo de despilfarro y corrupción, basta con mirar a Valencia o Madrid", para añadir que "en Antequera poco queda ya del mensaje del PP, porque en los ocho años de gobierno popular, las inversiones en la comarca brillaron por su ausencia".

Sin embargo, en los tiempos preelectorales que corren la política no se asemeja a ningún jardín, y mucho menos lleno de rosas, aunque los políticos, en ocasiones, se empeñen en sacarse la espina. Llevamos días asistiendo al llamativo ejercicio de ver lanzarse unos a otros la responsabilidad sobre las deudas de las distintas administraciones públicas, deporte que se inició tras revelarse algo que no era ningún secreto desde hace bastante tiempo. El destacado lugar que ocupa en el ranking el Ayuntamiento de Málaga por su nivel de endeudamiento. Ahora llega una nueva vuelta de tuerca en esta carrera a ninguna parte. El portavoz del Partido Popular en la Diputación y secretario general del PP, Francisco Salado, alertaba ayer de la "quiebra técnica" de la citada institución supramunicipal que según afirmó soporta una deuda consolidada de 257 millones de euros que casi se equipara al presupuesto del organismo para 2010, que es de 265 millones.

Salado denunció que "en los últimos dos años, el equipo de gobierno ha solicitado créditos por importe de hasta 103 millones de euros, muchos de ellos destinados a obras que aún no han comenzado", actuación que el dirigente popular considera una irresponsabilidad, ya que mientras tanto lo único que se hace es pagar intereses. Tampoco se priva el portavoz popular de sembrar inquietud cuando asegura que "muchos de los centros sociales y otros servicios dependientes de Diputación corren serio peligro debido a las situación financiera de la institución.

En definitiva, lo que ahora también sabemos es que el límite de endeudamiento de la Diputación alcanza el 114,5 por ciento, superior al 110 por ciento permitido, lejos del 75 por ciento que ha estipulado el Gobierno central para que las administraciones locales puedan solicitar créditos y seguir endeudándose. Las vacas flacas también pacerán en los jardines de la Diputación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios